Exhiben en Museo de Antropología hallazgos prehistóricos en cueva de Tabasco

7 de agosto 2018.- La cueva de Puyil, en el estado de Tabasco, es un pasadizo que permite explorar el legado prehistórico y maya, pero que a la vez se mantiene como un lugar “vivo” porque sigue siendo escenario de rituales llevados a cabo por los pobladores.

La exposición “La cueva de los ancestros”, que presentó hoy el Museo Nacional de Antropología en Ciudad de México, hace un repaso de los hallazgos encontrados en Puyil, una formación con unos 75 metros de largo en la que se han encontrado 29 osamentas de diferentes periodos históricos.

El enclave, que se ubica cerca de la comunidad de Puxcatán, en el sureste del país, fue utilizado como un lugar sagrado por los mayas. Sin embargo, no fueron los primeros en emplearlo.

En la cueva se encontraron restos óseos que, en su mayoría, pertenecen a mayas del periodo clásico tardío (600-900 d.C.), pero hay otros tres individuos mucho más antiguos.

Uno pertenece, según los análisis, al periodo preclásico temprano (2500-1200 a.C), y los otros dos corresponden al periodo arcaico (8000 al 2500 a.C).

Por ello, se infiere que, para los mayas, Puyil “debió ser como una cueva de los ancestros”, por lo que respetaron los restos óseos que ya había allí y dejaron los suyos, explicó en una conferencia el arqueólogo Luis Alberto Martos, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los exámenes establecieron que los individuos del periodo arcaico guardan relación con aquellos que atravesaron un puente terrestre que existió en lo que hoy es el Estrecho de Bering hace miles de años (algunos cálculos indican que hace casi 28.000 años) y migraron desde Asia hacia el continente americano.

En la actualidad, los pobladores del lugar siguen utilizando la cueva con fines rituales.

Unos días después del 3 de mayo, si hay sequía, la cueva se convierte en un espacio de peregrinación y allí se depositan ofrendas como veladoras, aguardiente y comida.

Esto indica que el sitio “sigue estando vivo”, opinó el arqueólogo.

En marzo de 2004, un grupo de exploradores se adentró en la cueva con el permiso de la comunidad, y reportaron al INAH la presencia de restos óseos.

El Instituto realizó su primera visita en 2005, encabezada por Martos, pero tuvieron que pasar dos años más para que comenzaran los trabajos sistemáticos en el lugar, que consta de una decena de cámaras.

Martos relató que la primera pregunta que se hicieron los investigadores fue si se trataba de una cueva maya o zoque.

El lugar se encuentra en la sierra zoque, pero también se sabe que grupos de esta etnia fueron desplazados por los mayas.

Hoy en día se indaga en el posible vínculo entre Puyil y el sitio arqueológico de Tortuguero, que se ubica a unos 25 kilómetros de la cueva.

“Es posible que la gente de Tortuguero haya utilizado esta caverna” con fines político-religiosos, señaló Martos.

Uno de los indicios que apoya esta teoría es una inscripción que aparece en uno de los monumentos de Tortuguero. El texto hace referencia a la entrada del gobernante Ajaw Ajpu Bajlum en “la casa del maíz, la casa preciosa, su casa subterránea”.

La inscripción podría hacer referencia a una formación que se encuentra en el interior de Puyil y que ha sido bautizada como “la mazorca”, por su semejanza con este producto.

La cueva tiene pasillos estrechos que han implicado dificultades para los investigadores. Además, por su forma -que se asemeja a la de un caracol- hace que, cada vez que llueve desciendan flujos de agua y lodo.

Tras atravesar todos los espacios de la cueva se localiza la última cámara, donde fueron encontrados nueve individuos cuyos restos se ubicaban en relación anatómica; es decir, con sus diferentes elementos en contacto entre sí.

Allí también se descubrieron vestigios que podrían ser parte de una ofrenda mortuoria, como hachas de piedra verde, conchas, cinabrio y una punta de proyectil de pedernal.

El pasaje que permite acceder a esta última cámara es conocido por los investigadores como “el parto”, por lo complicado que es atravesarlo, debido a que no hay apenas espacio.

Pasar por él es como “entrar a las mismas entrañas de la tierra”, resaltó Martos.

 

EFE

 

Confirman hallazgo de cenote bajo pirámide de Kukulkán

Ciudad de México, 13 de ago.- La pirámide de Kukulkán, en la zona arqueológica de Chichen Itzá, que actualmente es considerada una de las nuevas maravillas del mundo, está construida sobre un cenote. Así lo dieron a conocer científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Rene Chávez Segura, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, dijo que ello viene a replantear nuevas preguntas para los antropólogos, debido a que tienen la teoría de que bajo las construcciones prehispánicas existen cavidades y en este caso se comprueba.

colocación de electrodos

El cenote no está expuesto, por lo que el descubrimiento se hizo mediante la colocación de electrodos en el suelo, los cuales miden la resistividad de la energía dependiendo del tipo de material que hay bajo la construcción. Mediante esta forma de medición, se comprobó que hay una cavidad bajo la estructura del Castillo de Kukulkan.

Exploración 3D

Se calcula que el cenote tenga dimensiones en su parte más larga de 30 a 35 metros y en su parte más corta 25 metros, con una profundidad de poco más de 20 metros, la estructura del castillo no corre riesgos de colapsar debido a que tiene una capa de piedra caliza de grosor de cuatro a cinco metros, entre la construcción y el cenote.

Cenote

El resultado de esta investigación se alcanzó gracias a un financiamiento modesto, ya que esta primera etapa tuvo un costo de 220 mil pesos, la cual permitió que a partir del año 2014 comenzaran la comprobación de esta hipótesis.

La teoría de que existe una cavidad bajo la pirámide, se dio debido a que Edwuard Thompson, un investigador estadounidense, descubrió en 1897 casualmente que al interior de la tumba de El Osario, la cual se encuentra a 160 metros de la pirámide de Kukulkan, en la misma zona, había una entrada vertical, de nueve metros a una cavidad por debajo de la construcción.

En octubre comenzarán la segunda etapa del estudio para conocer mayores detalles, sobre todo de las dimensiones de la cavidad subterránea.

 

 

Fuente. jlanoticias.com.mx

Descubren 28 sitios arqueológicos en zona del nuevo AICM

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizó restos arqueológicos en 28 puntos distintos de la zona en que se prevé la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), aunque no ponen en riesgo la construcción de la obra.

“De las actividades realizadas en los 28 sitios de exploración sobresalió la existencia de tiestos erosionados, fragmentos de lasca de sílex y obsidiana, basaltos, restos cerámicos y lítico, fragmentos de cajetes y ollas, navajillas en obsidiana verde y lascas de desecho en obsidiana gris”, se indica en el informe de estudios de prospección arqueológica del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, citado por Reforma.

Sin embargo, no se especifica la presencia de edificios prehispánicos.

La construcción del nuevo aeropuerto arrancará cuando se retiren los investigadores del INAH.

Será en octubre cuando se realicen los primeros movimientos de tierra para la construcción de las pistas de aterrizaje, plataformas y terminales, de acuerdo al Grupo Aeroportuario capitalino.

Las piezas arqueológicas rescatadas en la zona ya están bajo resguardo del INAH.

 

 

Fuente. lasillarota.com

Intriga por mercurio encontrado en tumba de Teotihuacán

México, DF.-  Un arqueólogo mexicano que busca una tumba real en un profundo y oscuro túnel debajo de la pirámide de la Serpiente Emplumada, descubrió un indicio que podría acercarlo a su objetivo: mercurio líquido.

 

En las entrañas de Teotihuacan, una misteriosa ciudad antigua que en su apogeo fue la mayor de América, Sergio Gómez encontró este mes “una gran cantidad” del metal plateado en una cámara al final de un túnel sagrado que estuvo sellado por casi 1,800 años.

 

“Es algo que nos ha sorprendido realmente”, dijo Gómez a la entrada del túnel bajo lapirámide de la Serpiente Emplumada de Teotihuacan, unos 50 kilómetros al noreste de Ciudad de México.

 

Algunos arqueólogos creen que el elemento tóxico podría ser una pista para hallar la primera tumba de un gobernante en Teotihuacan, contemporánea de varias ciudades antiguas mayas pero envuelta en tanto misterio que sus habitantes aún no tienen nombre.

 

Gómez, con dudas sobre lo que llevó a la colocación del mercurio en el sitio, dice que el metal pudo haber sido usado para representar un río o lago del inframundo. El metal, hallado previamente en pequeñas cantidades en sitios mayas mucho más al sur del país, nunca se había encontrado en Teotihuacan.

 

De difícil extracción y apreciado por sus propiedades refractantes, el mercurio era poco común en el México antiguo. Los arqueólogos creen que sus características podrían haberle dado un significado supranatural para rituales.

 

 

 

Fuente. aztecanoticias

Afirman haber resuelto el enigma de Tikal

Prácticas eficientes en el uso del suelo permitieron sostener a lo largo de varios siglos a la población de la importante ciudad maya de Tikal, asentada en un bosque tropical de la actual Guatemala, según un estudio publicado recientemente por científicos de Estados Unidos, México y Guatemala en la revista científica PNAS.

El surgimiento de sociedades complejas y el uso sostenible de la tierra asociado a los centros urbanos ha sido un foco de investigación para antropólogos, geógrafos y ecólogos. Tikal se considera una de las principales organizaciones políticas del antiguo reino Maya y, sin embargo, cómo la ciudad fue capaz de mantener a su población sustancial en medio de un ambiente de bosque tropical ha sido un tema de debate no resuelto entre los investigadores durante décadas.

Los investigadores encabezados por David L. Lentz presentan en este trabajo una evaluación cuantitativa de las estrategias de agricultura, agroforestería y manejo de agua que utilizaron los habitantes de esta ciudad maya. Tal y como detallan, “los habitantes de Tikal practicaron formas intensivas de agricultura, incluyendo el riego, la construcción de terrazas y el cultivo de quema y roza, junto con técnicas agroforestales y de conservación de agua cuidadosamente controladas”.

Así, la evidencia empírica sugiere que estos mayas optimizaron el paisaje para proporcionar el sustento a una población relativamente grande en una comunidad urbana preindustrial.

Esta optimización de la productividad del paisaje, sin embargo, supuso un alto coste, un ambiente menos resistente que se basó en una confianza completa en la precipitación anual. A partir del uso de depósitos minerales recopilados en cuevas de la región, los investigadores han podido deducir que se produjeron episodios persistentes de bajas precipitaciones durante la segunda mitad del siglo noveno, lo que coincide “sorprendentemente” con el levantamiento del último monumento de la ciudad, en el año 869, y su abandono final.

De este modo, a pesar del cuidadoso manejo del terreno, esta población maya “pudo haber exacerbado las condiciones de sequía a través de actividades de tala de bosques”, según los autores.

Los resultados de la investigación también revelan que la zona productiva circundante a Tikal no tenía la capacidad de resistencia para soportar las sequías del siglo noveno. Así, la estrategia de gestión de recursos utilizada cesó para proporcionar una alimentación adecuada, combustible y agua potable a la población del periodo Clásico Tardío de cara a los períodos prolongados de sequía. Como resultado, se produjo un desorden social y el abandono.

Como detallan los investigadores, “estos resultados ofrecen perspectivas esenciales para abordar la cuestión de por qué algunas ciudades prosperan mientras que otras se reducen”.

 

 

 

Fuente: SINC/DICYT

Encuentran vasija con aceite de oliva de hace 8 mil años

Tel Aviv, Israel, 22 de dic.- Investigadores israelíes descubrieron en Galilea fragmentos de una vasija de cerámica que contenía aceite de oliva que data de hace ocho mil años atrás. Esta es la evidencia más antigua del uso de este aceite en Israel y probablemente en todo Medio Oriente.

Los fragmentos se encontraron en la zona de la Baja Galilea por los investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel Dr. Ianir Milevski y Nimrod Getzov, quienes publicaron el descubrimiento en un artículo de la Revista Israelí de Ciencias Vegetales.

Milevski y Getzov supervisaron una excavación entre 2011 y 2013 en Ein Zippori delante de un proyecto de ampliación de la autopista 79. Y fueron examinados junto al Dr. Dvory Namdar del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Hebrea de Jerusalem, en un proceso químico en profundidad para identificar restos orgánicos absorbidos por la cerámica.

El hallazgo demuestra que el aceite de oliva ya se utilizaba en el sexto milenio antes de Cristo, y esto proporciona la evidencia más temprana de la utilización de aceite de oliva en Israel, y probablemente en todo el Medio Oriente. “Parece que el aceite de oliva era ya una parte de la dieta y también podría haber sido utilizado para la iluminación.”, expresaron.

La cerámica data del periodo Calcolítico temprana y contenía aceite de oliva, con una comparación con el petróleo de un año de edad moderna que muestra un gran parecido que apunta a lo bien que se conserva el aceite antiguo.

 

 

 

Fuente. prensajudia.com

Código Puuc, el mensaje maya que empieza a ser descubierto

El estilo arquitectónico Puuc fue desarrollado por la civilización maya entre los años 1.000 y 500 antes de Cristo. Se trató de un modo de construir edificios dedicados a albergar a las élites gobernantes de la época. Se caracterizaban por sus mascarones en las fachadas, grecas y paneles con jeroglíficos.

Pero lo interesante es que toda esta arquitectura maya compuesta por edificios y columnas, sumada a la manera en que se distribuyeron las habitaciones, formaron un código que da cuenta de la vida cotidiana de los mayas, explicó a la BBC el director de la zona arqueológica de Uxmal, en la península de Yucatán, José Huchim Herrera.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que realiza en la ciudad de Mérida la exposición “Código Puuc: arquitectura y simbolismo”, esta arquitectura “está cargada de signos y reglas que permiten formular y comprender un mensaje, vinculando a cada individuo con una comunidad más amplia que comparte el conocimiento de su significado”.

La muestra consta de 150 fotografías y selectas piezas arqueológicas que ofrecen una mirada a la cosmovisión de la antigua cultura maya, la cual pretende impactar al espectador y transmitir un mensaje por medio de las formas, los volúmenes y los colores.

“Los artífices de las edificaciones trataban de expresar lo que daba sentido a la comunidad y, por lo tanto, las construcciones reflejan una concepción del universo y de la vida“, señalan desde el INAH.

El código Puuc también permite visualizar el desarrollo de algunas ciudades del sureste mexicano en la época. “Nos dice que a partir de la élite gobernante se logró una ciudad, un poder político, una base económica fuerte que permitió la configuración de una gran urbe diseñada, planeada“, aseguró Huchim Herrera.

Esta particular forma de construir y adornar edificios dio lugar a la denominada “región Puuc”, que significa “lengua maya”.

El estilo arquitectónico se conserva en la península de Yucatán, un estado mexicano ubicado al sureste del país, así como en Uxmal y otros sitios arqueológicos.

La región suscita tal interés que los edificios en los que mejor se conserva el estilo -la Pirámide del Adivino, el Cuadrángulo de las Monjas y la Casa de las Palomas- están entre los más visitados de la zona. Y si despiertan tanta pasión es porque en ellos permanecen muestras de cómo eran las ciudades construidas por la antigua civilización.

“Realmente lo que podemos percibir en la decoración de la arquitectura Puuc es un lenguaje, un discurso”, manifiesta Huchim Herrera. Se trata, en definitiva, de un lenguaje, un discurso que incorpora aspectos del estilo barroco y con adornos de grecas y mascarones en todos los muros.

Para los estudiosos del tema, el código Puuc también permite visulizar el contacto de los mayas con otras civilizaciones lejanas de la época, como las de la región central de lo que hoy es México.

Según los investigadores, esto queda evidenciado en que en las fachadas de los edificios Puuc aparecen expresiones mayas mezcladas con imágenes parecidas a Tláloc, el dios de la lluvia de la civilización náhuatl.

Fuente. infobae.com

Desentierran pareja tomada de la mano por más de 700 años

Ciudad de México, 17 de sep.- Arqueologos de la Universidad de Leicester desenterraron un grupo de esqueletos con una antiguedad superior a los 700 años, en el pequeño pueblo de Hallaton en Leicestershire, Inglaterra.

Entre el grupo de 11 osamentas descubiertas, destaca el de una pareja que estaba tomada de las manos en la misma tumba, se cree que los cuerpos podrían datar del siglo 14, según los resultados de las pruebas realizadas con radio carbono.

Los arqueólogos manifestaron que el lugar pudo haber sido un panteón especial para peregrinos, se cree también que puede haber más restos en la zona.

En lugar conocido como “La capilla perdida de St. Morell”, también se encontraron los restos de un hombre que habría sido muerto por una herida causado con hacha, según una entrevista de la ABC a Vicky Score, directora del proyecto de servicios arqueológicos de la Universidad de Leicester.

 

 

Redacción. Huellas de México

 

Descubren en Metepec primer colmillo de mamut en ofrenda

Metepec, Estado de México, 15 de jul.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó del descubrimiento de un colmillo de mamut, el primero que se encuentra en la región del Valle de Toluca en forma de ofrenda prehispánica, el cual se encontró en un posición para consagrar el inicio de una construcción.

El colmillo fue descubierto en el Cerro de los Magueyes, en Metepec, Estado de México, tiene una antigüedad aproximada de 10 mil años antes de nuestra era; fue descubierto por investigadoras del INAH como parte de las labores de salvamento arqueológico en un socavón que se ubica del lado oeste.

Esto no quiere decir que los prehispánicos convivieron con este mamut, en algún punto encontraron la osamenta y utilizaron el enorme colmillo de aproximadamente tres metros, el cual se encontró en una construcción olmeca que tiene de entre 3.000 y 2.400 años de antiguedad.

“La defensa (colmillo de mamut) estaba colocada en un estrato del tepetate, cubierta con fragmentos de cerámica y restos de cenizas, carbón y algunas semillas carbonizadas, por lo que se deduce que se trató de una ofrenda que antiguos habitantes de influencia olmeca depositaron durante el periodo Preclásico Medio (1000 – 400 a.C.), antes de construir”, detalló el instituto a través de un comunicado.

“Encima de esta ofrenda, los pobladores desplantaron sus pisos y muros para edificar. En el Valle de Toluca se han hallado restos de mamut, incluso en el municipio de Metepec, pero no se habían descubierto en una ofrenda como ésta, es la primera en su tipo en la región”, resaltó la responsable del rescate; la arqueóloga mexicana María del Carmen Carbajal Correa.

Investigadores del Centro INAH-Estado de México, destacaron también que algo relevante del hallazgo es que los habitantes originarios extrajeron el colmillo del mamut de la parte baja del valle para subirla hasta ese lugar a modo de ofrenda; es conocido que el hábitat de los mamuts no correspondía a las partes altas.

 

 

Redacción. Huellas de México

Se quedará en Austria el Penacho de Moctezuma

Viena, Austria, 3 de jul.- Científicos e investigadores austriacos y mexicanos, acordaron mantener en Austria el Penacho de Moctezuma, pues no existe actualmente medio de transporte que no genere vibraciones, las cuales podrían dañar irremediablemente el tesoro histórico.

“En un traslado las vibraciones aumentarían terriblemente y provocarían que las barbas de las plumas se desprendieran de su cañón. También provocarían que el filo de los discos de oro al moverse cortaran las plumas color café (marrón)”, declaró al diario El País María Olvido Moreno, conservadora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.

Debido a la gran fragilidad y deterioro de la pieza, los científicos argumentaron que no es viable un traslado aéreo, marítimo o terrestre sin dañar considerablemente al objeto.

Este mes TV UNAM estrenará un documental del penacho, en el cual se desmetirán varios mitos, sobre la invaluable pieza histórica de más de 500 años de antiguedad, la cual debido a su gran fragilidad, permanecerá indefinidamente en el Museo de etnología de Viena, en Austria.

Según investigadores esta pieza sería una de las 158 que Moctezuma dio como regalo para el Rey Carlos I, y que desde entonces ha permanecido en Europa. Tras la segunda guerra mundial es que terminó en Austria.

Redacción. Huellas de México

Naia, milenario esqueleto asiático Beringio encontrado en Tulum


Ciudad de México, 15 de may.- Un esqueleto humano encontrado en una cueva en Tulum, Quintana Roo tiene una antigüedad de entre 13,000 y 12,000 años, con lo que se convierte en los restos más antiguos y completos encontrados en el continente americano, según informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En conferencia de prensa, el INAH dio a conocer este jueves más detalles sobre este descubrimiento en la zona arqueológica de Hoyo Negro, estudiado por especialistas nacionales y extranjeros en los últimos tres años.

La dependencia cultural señaló que Naia, como se bautizó a este hallazgo, representa el eslabón que faltaba para confirmar el vínculo que existe entre los primeros pobladores de América y los grupos indígenas contemporáneos en el continente.

La edad del esqueleto se determinó con un análisis de ADN mitocondrial —en cuyo código genético se pueden rastrear linajes muy antiguos en el tiempo—, Carbono 14 y Uranio/Torio.

El INAH informó que se trata de una joven de origen asiático (Beringio) de entre 15 y 16 años identificado con las migraciones que llegaron a América desde Siberia. La cueva en la que murió quedó inundada después de la última glaciación que finalizó hace unos 10,000 años, según apuntó el INAH.

La edad del esqueleto fue confirmada además por otros análisis realizados en semillas, carbón, guano de murciélago frutero, racimos de calcita y espeleotemas, y tomando en cuenta aspectos de la formación del sitio y medición de los cambios en el nivel del mar, que durante la edad de hielo era por lo menos 120 metros más abajo que el actual.

Considerada por el INAH como “un contexto paleontológico perfecto”, los investigadores también han encontrado en Hoyo Negro restos de 26 mamíferos correspondientes a once especies del Pleistoceno Tardío que incluyen: gonfoterio, tigre dientes de sable, perezoso de tierra tipo Shasta, tapir gigante, cerdo de monte, oso, puma, lince, coyote, coatí y murciélago frutero.

Fuente: cnn.com

Descubren momia antiquísima en Egipto

El Cairo, Egipto, 8 de may.- Un equipo de arqueólogos ha descubierton en Egipto una momia de alrededor de 5 mil 600 años de antiguedad, correspondiente al periodo predinástico; se trata de uno de los hallazgos más antiguos de Egipto, el cual incluso podría replantear la historia antigua de la civilización.

La tumba fue encontrada en la región de Kom al-Ahmar, entre Luxor y Asuán, en el sitio de la antigua Hierakonpolis, la ciudad del halcón, que fue capital del Reino del Alto Egipto, informó la agencia AFP.

Originalmente pensaron que se trataba de una tumba de los tiempos de Narmer, el primer faraón del Antiguo Egipto, fundador de la dinastía I en el año 3050; sin embargo las investigaciones realizadas determinaron que en realidad se trataba de una tumba 500 años más antigua.

La tumba correspondería a un antiguo rey que no ha sido identificado, informó el diario egipcio Ahram.

En la misma fuente se indica que la tumba contenía una momia y una estatuilla de marfil que representa a un hombre con una púa, según informó Ali El-Asfar, dirigente del Ministerio de Antigüedades Egipcias, quien catalogó el descubrimiento como “muy importante”.

También se reportó el descubrimiento de diez cepillos de marfil, varias herramientas, cuchillos y puntas de flecha.

Redacción. Huellas de México