Las crisis son para levantarse

Alfredo del Mazo, demostrará de qué está hecho

Por José Santos Navarro

Las condiciones políticas adversas y un mal momento electoral, servirán para poner a prueba al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, quien deberá demostrar de qué está hecho y, enfrenta el peor de los escenarios políticos, pero, habrá de informar al pueblo mexiquense este 5 de septiembre sobre logros, retos y lo que venga.

Sismo el 19 S, hecatombe electoral del 1 de julio, pierde todo, queda solo con un Congreso opositor y con los principales municipios, los más poblados, los más industrializados, los más ricos, los de mayor desarrollo quedaron en manos de su principal enemigo: Morena.

La Explosión en Tultepec, violencia e inseguridad que no sólo han deteriorado su imagen ante la sociedad, sino que, las instituciones de seguridad y procuración de justicia dan muy pobres resultados. Los conflictos del transporte de pasajeros, la rebelión de taxistas en varios municipios denuncian corrupción y preferencia hacia grupos de poder.

ROMPE ESQUEMAS

Alfredo del Mazo Maza, romperá el viejo molde de enviar el informe por escrito a través del secretario general de Gobierno, el próximo 5 de septiembre. Será él, quien personalmente lo entregue y, posteriormente, el día 28 de septiembre dará un mensaje a la sociedad mexiquense desde el Teatro Morelos en Toluca.

Dicen que lo que mal empieza, mal acaba. A los tres días de haber asumido el cargo, se registró el sismo de 7.2 el 19 de septiembre de 2017, el cual dejó daños a 500 escuelas, 1,800 casas inhabitables, 12 municipios fueron declarados zona de desastre y más de cien iglesias dañadas.

Inició su gobierno cobijado por el exitoso programa del “Salario Rosa”. En marzo de 2018 Del Mazo Maza presentó su Plan de Desarrollo del Estado de México 2017-2023, en el cual anunciaba la creación de las condiciones necesarias para que la sociedad mexiquense cuente con mayor seguridad, más oportunidades de desarrollo y de empleo, reducción de la desigualdad, garantías de los derechos sociales y equidad de género, para hacer del estado una entidad más moderna, justa y con sentido social.

Anunció que su plan de desarrollo es único en el país y sostuvo que el propósito era impulsar la fraternidad, la equidad, la igualdad y la sustentabilidad que deben caracterizar a un Estado responsable, tolerante y democrático del siglo XXI, pero pronto se le vino otro terremoto electoral el 1 de julio, el cual, generó que ahora el mandatario mexiquense se encuentre solo, con un partido demolido y reducido a su mínima expresión.

En su proyecto, reconoció la inseguridad y la violencia que impera en las calles de municipios importantes como Ecatepec, Coacalco, Naucalpan, Netzahualcóyotl, Toluca, Cuautitlán Izcalli y otros más, además de la zona sur de la entidad, donde el crimen organizado ha sentado sus reales.

Alfredo del Mazo, anunció que una de las principales estrategias de su Plan de Desarrollo, era frenar y atacar la inseguridad mediante la estrategia de transformar a la policía estatal y el sistema de administración y procuración de justicia, a efecto de revertir los índices delictivos y dar más tranquilidad a las familias.

El objetivo, dijo, es fortalecer los mecanismos de la Alerta de Género, así como el diseño e implementación de políticas preventivas y de seguridad con perspectiva de género, entre otras acciones, sólo qué, lo único que hizo fue cambiarle el nombre a las instituciones: La Procuraduría pasó a ser Fiscalía y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de México, cambio de membrete por Secretaria de Seguridad. En ambos casos, siguen los mismos mandos y las mismas mafias policiacas.

Ahora será interesante escuchar su Primer Informe de Gobierno, sin el glamour de los últimos doce años recientes, donde tanto Enrique Peña Nieto como Eruvil Ávila Villegas, echaban la casa por la ventana. Realizaban faraónicos escenarios donde año tras año aseguraban que el Estado de México crecía, que estaba mejor que nunca, pero, el resultado de las urnas el 1 de julio, desenmascaró su gran mentira.

Alfredo del Mazo tendrá que entregar cuentas muy claras en este primer año de gobierno. No hay espacios para maquillar los números, la gente, la sociedad mexiquense sabe, siente y conoce la realidad de las calles, del bolsillo, de la poca comida que hay en sus mesas, del desempleo y el rechazo de sus hijos en los estudios superiores.

El mandatario hablará de temas como la economía, salud, educación, obras, inversiones, deuda y, sobre todo, de sus planes del futuro próximo, ahora que tiene enfrente de él, cinco años de soledad, sin amigos en el poder, un presupuesto recortado y, como cereza del pastel, el próximo gobierno federal de Morena, ya anunció que llega la maestra Delfina Gómez, como delegada a cuidarle las manos a quien fuera su adversario electoral. Así las cosas en el Estado de México, previas al primer Informe de Gobierno, quizá, de uno de los últimos gobernadores emanados del PRI.

Written By Huellasmx