septiembre 19, 2014 By Huellas de México

Tlatlaya sería la peor masacre del sexenio, Segob ya investiga

Comparte
  •  
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Shares

Toluca, Edomex, 19 de sep.- Tras diversas investigaciones periodísticas, la organización internacional Human Watch International, ha emitido su preocupación por lo que se denuncia, habría sido una masacre contra civiles cometida por el ejército mexicano en el municipio de Tlatlaya, Estado de México.

Lo más grave sería también, que dependencias como el Ejército Mexicano, la Secretaría de Marina, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), estarían implicadas además en el encubrimiento de los hechos, según el reporte de testigos.

 

Que dicen que pasó en Tlatlaya

Todo comenzó el pasado 30 de junio, cuando a pesar del silencio oficial, diversas agencias internacionales daban cuenta de un supuesto enfrentamiento en una bodega del municipio de Tlatlaya, donde al menos 22 personas habrían sido ejecutadas.

Muchas horas pasaron hasta que surgió la versión oficial, la cual afirmaba que los militares fueron atacados por delincuentes, mientras los castrenses realizaban un rondín por la zona; el mismo gobernador del estado, Eruviel Ávila, afirmó que los uniformados solo respondieron en defensa propia a las agresiones.

No obstante las sospechas sobre la veracidad de esta versión, surgieron desde el principio; el pasado 15 de junio la agencia Asocciated Press, publicó la investigación de un reportero que enlista una serie de elementos para sospechar que lo ocurrido en la bodega había sido un fusilamiento.

De forma paralela el diario Reforma publicó testimonios de personas de la zona que afirman que lo ocurrido fue una masacre, lo cual propició también que organismos defensores de derechos humanos, exigieran una aclaración de los hechos, incluidos observadores de la ONU.

 

El nuevo testimonio

Sin embargo esta semana la revista Esquire ha publicado un nuevo testimonio que sería clave y que fortalecería la teoría de la ejecución intencional; se trata del relato de una de las tres mujeres que presuntamente estaban secuestradas en la bodega.

Según las revelaciones hechas por la revista, la mujer, quien utiliza el sobrenombre de Julia, afirma que en ningún momento estuvieron secuestradas, y que, contrario a las versiones oficiales, los militares fueron quienes dispararon primero, en un inicio solo para herir, pero posteriormente fueron ejecutando a los jóvenes de uno a uno, todos civiles de entre 16 y 24 años, incluida Erika Gómez González, una joven de tan solo 15 años.

La revista añade también el testimonio protegido de médicos forenses que confirman las versiones de la testigo: a Erika la mató un tiro de gracia.

Esto sería un hecho muy grave, pues la procuraduría mexiquense había manifestado insistentemente que ninguno de los muertos habría recibido heridas cercanas, todos los fallecidos habrían caído en fuego cruzado, según la versión oficial.

Julia también afirma que a las tres mujeres que usaron para justificar la masacre, las presionaron para firmar documentos donde se comprometían a sostener la versión de que ellas eran secuestradas y que los jóvenes asesinados eran delincuentes; «funcionarios de la Marina, la PGJEM y la SEIDO la coaccionaron para que dijera que los muertos eran delincuentes», señala literalmente la publicación, quien detalla que la mujer estuvo detenida más de una semana, primero en oficinas en Toluca, y posteriormente en la capital del país, después de que la PGR se ocupó del caso.

La testigo detalla incluso los insultos que los militares utilizaban contra los jóvenes antes de acribillarlos.

 

Respuesta inmediata a las declaraciones

Tras el testimonio de Julia, la PGR habría consignado a dos de las mujeres que presuntamente habían sido secuestradas, reporta el diario HoyEstado, quien detalla que la detención habría sido producto de las declaraciones emitidas ante la revista Esquire.

«El juzgado cuarto de distrito de procesos penales federales, con sede en Toluca, Estado de México, dictó el auto de formal prisión que equivale a un inicio de proceso contra las mujeres, por su presunta responsabilidad en el acopio de armas y posesión de cartuchos reservados para el ejército, armada y fuerza aérea», relata el diario.

Ante lo tenso de la situación, el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, aseguró este viernes que las autoridades federales investigarán los hechos y que harán públicos los resultados si encuentran cualquier contradicción con la versión del ejército, manifestó en entrevista radiofónica.

 

Aún hay detalles sin resolver

Una de las cosas que se negó a publicar la revista, es el motivo por el cual las mujeres estaban en esa bodega, aludiendo que «se pondría en riesgo su seguridad», tampoco queda claro quienes eran los jóvenes asesinados.

Según versiones de medios locales, el ejército habría actuado en respuesta a un enfrentamiento que habría ocurrido en otro lugar y en el cual varios elementos habrían resultado heridos.

La PGR ha revelado unicamente que sí existe otra línea de investigación en el caso, no obstante se ha manejado con gran hermetismo al respecto; la reportera de Esquire incluso subraya que no le han sido respondidas sus peticiones.

Lo que sí parece ser un hecho es que Erika, la joven de 15 años, era estudiante de una secundaria de la localidad.

 

Preocupación internacional

El director de la organización Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, manifestó este viernes, que de confirmarse las versiones periodísticas, «nos encontraríamos frente a una de las más graves masacres ocurridas en México».

«Es muy importante que mantengamos la presión sobre las autoridades para que pronto produzcan la información para que sea examinada por el público en México», señaló Vivanco para la agencia Associated Press.

También el Departamento de Estado de los Estados Unidos, se ha expresado por medio de su vocero Jeff Rathke, quien sentenció, «Como sucede en todos los casos en los que las fuerzas de seguridad utilizan la fuerza letal, es imperativo que haya una revisión fáctica, creíble, de las circunstancias y las acciones emprendidas en respuesta a ellas»; refiere ElUniversal; quien añade que la CNDH ya investiga también el caso.

El mismo medio subraya la declaración de Maureen Meyer de la organización WOLA (Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos): «Lo que más llama la atención es la opacidad del gobierno en cuanto a la investigación».

 

 

Tlatlaya

Cabe señalar que este municipio se encuentra en los límites con el estado de Guerrero, colindante con el municipio de Arcelia, en la llamada zona de Tierra Caliente, donde se han implementado diversos operativos policiales y militares para tratar de detener el accionar del crimen organizado.

Esquire menciona también testimonios de testigos que afirman que la zona es bastión del cartel de La Familia; cabe recordar que en 2013 se formaron incluso grupos de autodefensa en el municipio, para tratar de tomar el control de la seguridad y combatir la violencia que se vive en la región.

 

 

David Galeano
Huellas de México


Comparte
  •  
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *