septiembre 9, 2014 By Redacción Huellas

Aeropuerto de la Ciudad de México, la magna obra y sus contradicciones

Comparte
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

Ciudad de México a 9 de septiembre.- El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, señaló que con la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se reactivará un plan para rescatar al oriente del Valle de México, con los proyectos de reordenamiento urbano y ecológico que acompañan la magna obra del nuevo aeropuerto. Ávila, agregó: “Es la primera vez que un gobierno federal voltea a ver al oriente del Valle de México y le hace justicia con este proyecto, con muchos beneficios: empleo, derrama económica y la plusvalía que ya se generó alrededor de esta región”.

No obstante, los campesinos que integran el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) realizaron una marcha en que se manifestaron en el Tribunal Agrario del Distrito Federal, expresando su inconformidad con el anuncio del nuevo aeropuerto; además otro grupo del FPDT también se manifestó en el Tribunal Unitario Agrario de Texcoco, Edomex. Al respecto, los tribunales agrarios de DF y Texcoco han desechado los amparos de los ejidatarios.

Por su parte, Ignacio del Valle, líder del FPDT indicó que el proyecto del nuevo aeropuerto sí les afecta a los pobladores porque los terrenos se adquirieron para un proyecto ambiental no para una «ciudad futura». Del Valle agregó que la molestia de los pobladores es porque los terrenos ejidales se adquirieron argumentando que se utilizarían para proyectos ambientales y negando que serían parte del proyecto del nuevo aeropuerto; sin embargo, «Están proyectando el aeropuerto en el mismo lugar (que en 2001), desde luego que sí nos afecta», señaló Ignacio del Valle en entrevista con Milenio.

Tras el segundo informe de gobierno del presidente Peña Nieto, se anunció el nuevo aeropuerto para su construcción indicó que tenían terrenos federales; al respecto, José Luis Luege Tamargo, ex director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), señaló: “Durante mi gestión se adquirieron mil 700 hectáreas para fortalecer la vocación reguladora del lago de Texcoco frente a la temporada de lluvias en el Valle de México. Es falso que se compraran para construir un nuevo aeropuerto”. Por lo que, cabría cuestionarse, ¿Por qué debería importarnos tanto el lago de Texcoco?, la respuesta es uno de los problemas más grandes que se enfrentan: el agua.

Por otro lado, tras la nueva ley de telecomunicaciones, el imperio de Carlos Slim puede reducir su tamaño en México; no obstante, su influencia no parece en declive, de hecho se especula que grupo Carso, parte del imperio de Slim, está interesado en la licitación del proyecto que se espera sea de 9 mil millones de dólares; asimismo, su yerno, Fernando Romero, asociado con el arquitecto británico Norman Foster, se beneficiará con la nueva obra ya que Foster fue quien ganó el contrato de diseño de lo que será el nuevo aeropuerto.

El nuevo aeropuerto de México, ha sido calificado por los medios de comunicación y los usuarios de las redes sociales como una copia del aeropuerto de Abu Dabi, en los Emirates Árabes Unidos, cuyo proyecto fue presentado por la empresa Kohn Pedersen Fox en 2013. En ese sentido, al igual que el nuevo proyecto mexicano, la instalación árabe carece de paredes interiores, tiene forma de ‘x’ y largos tramos que sostienen la cubierta, que alcanza 50 metros en su punto más alto.

En opinión de Miguel Ángel Ferrer, el anuncio de la construcción del nuevo y gigantesco aeropuerto para la ciudad de México y su área metropolitana, “es un despliegue informativo apabullante que pone al ciudadano en estado de choque, impidiéndole pensar correctamente.” En ese sentido, la magna obra plantea inversiones multimillonarias, la creación de más de 150 mil empleos, entre directos e indirectos, y mayúsculas obras de infraestructura complementarias. Con la garantía de que los derechos de los habitantes de las zonas colindantes no se verán vulnerados, además de que no hará falta acudir a la compra de terrenos o a las expropiaciones de tierras campesinas.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *