febrero 10, 2014 By

Tren Toluca-DF en fase de autorización de Semarnat

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México, 10 de febrero.- Para el año 2017 podría estar en funcionamiento el Tren Toluca-Valle de México, de acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que fue ingresada a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) el pasado 30 de enero.

Así, de los tres grandes proyectos ferroviarios anunciados por el Ejecutivo en julio del año pasado, el primero en someterse a evaluación para obtener permisos ambientales es el Toluca-Valle de México, que implicará una inversión de 38,608 millones de pesos.

La MIA establece que el proyecto tendrá una longitud total de 58.363 kilómetros y ocupará un ancho de derecho de vía de 16 metros, mismos que serán aprovechados para la implantación de la vía y actividades de mantenimiento.

Adicionalmente,explica que hasta ahora se tienen proyectadas dos terminales, cuatro estaciones, un taller de mantenimiento, además de un área destinada para cocheras. El tiempo estimado para la realización de estas obras es de cuatro años, según se lee en el documento.

ATRAVESARÁ POR CINCO MUNICIPIOS DEL EDOMEX

El proyecto se localiza dentro del Estado de México con una longitud aproximada de 37.7 kilómetros y 20.6 kilómetros en el Distrito Federal. Para el caso del Estado de México cruzará cinco municipios: Zinacantepec, Toluca, Metepec, San Mateo Atenco, Lerma y Ocoyoacac; en el Distrito Federal atravesará las delegaciones de Cuajimalpa de Morelos y Álvaro Obregón.

Por ser un servicio público de pasajeros, se tienen proyectadas estaciones y terminales para el ascenso y descenso de los usuarios dentro de la zona urbana del Estado de México y el Distrito Federal, conectándose con la estructura vial y el sistema de transporte colectivo existentes en el sitio. En este sentido, como punto obligado, tendrá correspondencia con el Metro, en la estación Observatorio.

En su recorrido el tren atravesará planicies, valle intermontano, zona de montaña, laderas y dos regiones hidrológicas, por lo que, según la MIA, obliga a la construcción de obras mayores, como viaductos elevados, un túnel, un túnel falso, así como tramos de transición de zonas a nivel, a elevadas y viceversa.

El documento resume los principales beneficios de esta obra: mejorar el tiempo de traslado de los usuarios desarrollando un transporte público seguro y eficiente; disminución de la concentración de contaminantes en la atmósfera (ya que contará con un sistema eléctrico para su operación motriz) y ayudar a mejorar las condiciones económicas y de comunicación entre las poblaciones cercanas al proyecto, ofreciendo un sistema de mayor seguridad, eficiencia y comodidad.

Este proyecto forma parte del Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones anunciado por el presidente de la República en julio del 2013; que proyecta el impulso de 13 obras ferroviarias, de las que destacan los trenes: México-Toluca, México-Querétaro y Mérida-Punta Venado, que en conjunto representan 92,000 millones de pesos de inversión.

Apenas el 4 de febrero pasado, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario, con lo cual se busca incrementar la inversión para la construcción de nuevas rutas por medio de licitaciones y asociaciones público privadas.

PRIMEROS VAGONES

Algunos proyectos ferroviarios en el Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones 2013-2018:

Fuente: Jesús Vázquez / El Economista


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *