Nuevos testimonios contradicen al ejército: militares sí atacaron en Aquila

f1
ComparteShare on Facebook16Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Ciudad de México a 22 de julio.- En el país de la impunidad, en donde los militares difícilmente son presentados a rendir cuentas, los crímenes que involucran a menores, se constituyen como un atentado en contra de los derechos humanos de los niños y adolescentes; por lo que, los hechos recientes en la comunidad de Ostula en Aquila, Michoacán y en Calera, Zacatecas, preocupan a organizaciones civiles que exige se investiguen y sancionen los crímenes de lesa humanidad.

En conferencia de prensa, las autoridades de Santa María Ostula desmintieron la versión oficial que sostiene que los militares realizaron “disparos al aire” en el operativo del 19 de julio; por su parte, Agustín Vera Ramírez, jefe de tenencia municipal y vocero de Ostula, negó que los militares que se desplazaron a esa región para detener al comandante de la policía comunitaria, Semeí Verdía, hayan hecho “disparos al aire”, por el contrario afirmó que los mandos castrenses dispararon contra los comuneros para que se dispersaran.

Al respecto, el director del Centro de Derechos Humanos de Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), Mario Patrón Sánchez, señaló que ante los hechos de violaciones a derechos humanos en Calera, Zacatecas, en donde acciones de militares se presume participaron en la desaparición y ejecución de siete personas y Ostula, Michoacán, donde están involucrados miembros del Ejército Mexicano que dispararon contra civiles , con saldo de un niño muerto y varios heridos, urge que: “la responsabilidad institucional y la cadena de mando sean investigadas”; en ese sentido, luego del reciente el informe “Tlatlaya: la orden fue abatir”, en el que se revela que el oficial al mando responsable de esos hechos –en los que murieron 22 personas– llevaba la instrucción de “abatir delincuentes en horas de oscuridad”, Patrón Sánchez considera que estos hechos son: “consecuencia de que no hay transparencia, no hay rendición de cuentas y no hay investigaciones a fondo que aseguren que estos actos no se vuelvan a repetir”.

En ese sentido, según el estudio que el Índice Global de Impunidad (IGI), México está clasificado entre los cinco países con más alto índice de impunidad; al respecto, el exceso de policías, falta de jueces, un sistema penitenciario deficiente donde 46% de los presos no tiene sentencia, con rangos muy altos de ejecuciones extrajudiciales sin castigo, así como corrupción, son algunas de las características que le valieron para ser evaluado como uno de los países con más impunidad. El IGI analizó 193 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de los cuales sólo 59 fueron comparados por contar con información estadística suficiente y actualizada en materia de seguridad, justicia y derechos humanos.

Mientras tanto, el Segundo Tribunal Unitario del Décimo Tercer Circuito con sede en la ciudad de Morelia, dictó un nuevo auto de formal prisión en contra del exvocero de las autodefensas José Manuel Mireles Valverde; al respecto, de la nueva sentencia Talía Vázquez y Salvador Molina, abogados del doctor Mireles detallaron que fue establecida por el delito de portación de armas de uso exclusivo del Ejército, luego de que se desecharon los delitos contra la salud y delincuencia organizada a José Mireles.

Por su parte, la Red por delo Derechos de la Infancia (Redim), señaló como “inadmisibles los ataques y ejecuciones extrajudiciales de niñas, niños y adolescentes a manos de policías y militares”; para Redim es urgente la revisión del por qué no se están aplicando los protocolos de actuación de las fuerzas de seguridad en los operativos policiacos y militares donde se encuentran niñas, niños y adolescentes. Al respecto, el asesinato de un niño de 12 años, además de cuatro personas lesionadas, entre ellas una niña de 6 años y un adolescente de 17 años de edad durante el presunto ataque de elementos del Ejército Mexicano en la comunidad de Ostula, en el municipio de Aquila, Michoacán. En ese sentido, el “Grupo de Coordinación Michoacán” ha reconocido y lamentado este ataque en contra de población civil. Sumado a estos reprobables hechos, el pasado 7 de julio fueron detenidos-desaparecidos siete adolescentes y jóvenes en Calera, Zacatecas a manos de los militares del 97 batallón de infantería. Recientemente fueron localizados cuatro cuerpos en el municipio de Jerez, con tiro en la nuca, entre los que se encuentran los de dos adolescentes; lo que aporta evidencia de ejecución extrajudicial.

 

 

Redacción. Huellas de México

ComparteShare on Facebook16Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Redacción Huellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *