Alondra: caso insólito de secuestro legalizado por un juez, en la mira de la CNDH

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Ciudad de México, 23 de abr.- Después de más de 6 días, Alondra, la niña que erroneamente fue sustraída por la fuerza de su escuela secundaria  y llevada a Houston por agentes de Interpol, regresó finalmente a casa con sus padres en Guanajuato, tras el escandaloso error de la agencia internacional, que contó con la anuencia de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Los padres ofrecieron una conferencia de prensa, solo para externar la felicidad de tener a su hija de vuelta, y aunque no quisieron entrar en detalles acerca de las acciones que emprenderán juridicamente, si advirtieron que buscarán justicia por el daño que le causaron a Alondra, como relata Vanguardia.

La niña señaló que Estados Unidos se veía bonito, pero que nunca lo cambiaría por sus padres; también se manifestó confiada en que iba a regresar pronto con sus padres.

Asimismo queda el testimonio de testigos que exponen la insensibilidad de la juez ante la cual fue presentada en Michoacán, a la cual la niña le pidió: “hágame la prueba de ADN, ¿para qué me lleva? Si resulta positiva, traiga a mis papas”, no obstante no la escucharon y se la llevaron a Houston.

No obstante la juez Cinthia Elodia Mercado, manifestó que ella simplemente obedeció órdenes de la SRE a quien le hechó la bolita, como relata RadioFórmula:

“Nos ajustamos a toda la documentación que nos está dando la autoridad central, que en este caso es la Secretaría de Relaciones Exteriores.”, relató la juez.

Por su parte la CNDH ha confirmado también que ha iniciado un expediente por el caso de la joven, por lo que “solicitará los informes respectivos a las autoridades señaladas como responsables, y en su momento emitirá la resolución que conforme a derecho corresponda”.

 

Redacción. Huellas de México

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellas de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *