Mejora lactancia, talla y escolaridad por la Cruzada Nacional contra el Hambre

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

En dos años de la Cruzada Nacional contra el Hambre aumentó la población con primaria terminada; mejoraron los indicadores de lactancia materna exclusiva y predominante en menores de seis meses y el indicador de alimentación correcta de 0 a 23 meses, y en nutrición hay un efecto protector en bajo peso a menores de dos años, así como una disminución en la prevalencia de baja talla en niños de cinco años, afirmó la doctora en Salud Pública Teresa Shamah Levy, al presentar los resultados del estudio “Evaluación alimentaria y nutricional en niños y mujeres beneficiarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre”.
Al participar en el coloquio “Una cruzada abierta, de la evaluación a la acción”, la Jefa del Departamento de Vigilancia de la Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública explicó que la Cruzada Nacional contra el Hambre es un factor protector para que no continúe demeritándose la variedad de la dieta en los niños menores de cinco años, además de asociarse a un consumo más frecuente de alimentos de mejor calidad proteica, como huevo y carnes.
Shamah destacó también la creación del Esquema de Apoyo Alimentario SINHambre, que contribuye a mejorar la disponibilidad de alimentos en localidades de difícil acceso, además del aumento en la cobertura de Prospera, Programa de Inclusión Social, y del Programa de Abasto Social de Leche Liconsa.
Ante estudiosos, funcionarios, representantes de la sociedad civil e invitados especiales reunidos en el Anfiteatro Simón Bolívar del Antiguo Colegio de San Ildefonso, la investigadora y académica mencionó como áreas de oportunidad la necesidad de mejorar las estrategias de inclusión de la población con mayor marginación social y pobreza, así como de los hogares con niños preescolares con desnutrición.
La ponente formuló dos recomendaciones:
1) La necesidad de contar con el apoyo intersecretarial y de las principales instituciones coordinadoras de programas de ayuda alimentaria en el país, para llevar a cabo estrategias integrales que contribuyan a mejorar y conservar un adecuado estado de nutrición en los niños, y,
2) Monitorear y evaluar de manera permanente el componente alimentario y nutricional de la Cruzada Nacional contra el Hambre, para medir su impacto a largo plazo para cumplir sus objetivos.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Ulises Navarrete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *