mayo 14, 2015 By Redacción Huellas

Mujeres reclaman igualdad plena en todos los órdenes

Ciudad de México a 14 de mayo.- El reconocimiento del enfoque de género por los distintos gobiernos no se ha materializado en políticas que terminen con las desigualdades que enfrentan las mujeres; en ese sentido, basta con rememorar que los derechos políticos estuvieron vedados para las mujeres mexicanas hasta hace sesenta años.

La precariedad del trabajo que se oferta para las mujeres no ha promovido políticas públicas enfocadas ni acciones afirmativas, para erradicar dichas prácticas, indicó la investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Flérida Guzmán Gallangos, luego de participar en el conversatorio “Condiciones laborales de las mujeres y economía de cuidado”, al que convocó la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y la Red de Mujeres Sindicalistas.

Por su parte, José Woldenberg recordó que hace sesenta años las mujeres de México votaron por primera vez en una elección federal para diputados; aunque, el articulista refiere que México llegaba rezagado al reconocimiento de la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres; no obstante, añade que, “nunca es tarde si la dicha es buena”; además, se dice que durante la administración del presidente Cárdenas, éste envió al Congreso una iniciativa en ese mismo sentido, que las Cámaras la aprobaron, pero que nunca fue publicada porque se temió -se especuló entonces- que las mujeres fueran una fuente de votos para “la derecha”; a su vez, durante el gobierno de Miguel Alemán (1947) se aprobó el voto para las mujeres pero solo cuando se tratara de elegir a los ayuntamientos.

Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no estableció estándares que deberían seguir los jueces y magistrados al analizar casos de violencia sexual contra las indígenas tras analizar del expediente relacionado con las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) sobre la violación sexual cometida por militares contra las mujeres indígenas Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú en 2002; en ese sentido, el máximo Tribunal en una votación dividida, se pronunció en contra de hacer un estudio a profundidad sobre los estándares que, en materia de género, etnicidad y tortura sexual, deberían seguir los operadores de justicia en todo el país para hacer frente a la impunidad.

 

 

Redacción. Huellas de México

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *