Activistas, blanco favorito de funcionarios para desaparecerlos

junio 17, 2015 By Redacción Huellas

Activistas, blanco favorito de funcionarios para desaparecerlos

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México a 17 de junio.- Los activistas sociales parecen ser una piedrita en el zapato de las autoridades; al respecto, las desapariciones y atentados en su contra revelan el repudio que les provocan los ciudadanos organizados.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), desde que la creación de la Unidad Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas en junio de 2013, se han registrado 120 casos de desaparición forzada, en los que los perpetradores del delito fueron “posibles autoridades federales, ministeriales y/o municipales“; en ese sentido, 74 de estas desapariciones fueron perpetradas por autoridades federales; 25 más por autoridades municipales y 21 por estatales, detalló el reporte de fiscalía; asimismo, de las víctimas desaparecidas por autoridades gubernamentales, el informe reveló que son: 112 hombres y 8 mujeres, raptados en 12 entidades del país.

A su vez, la PGR concentrará datos sobre fosas; al respecto, se homologará la información de desaparecidos, con identificación de cuerpos sepultados clandestinamente; por lo que, el censo con este tipo de información será elaborado por la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad (SDHPDSC) de la dependencia, actualmente a cargo de Eber Omar Betanzos Torres.

Por su parte, las ocho víctimas del ataque del 5 de junio en Veracruz consideraron que el atentado en su contra fue diseñado para “desmovilizar a la sociedad”; los alumnos de la Universidad Veracruzana estaban en una reunión en un domicilio particular en Xalapa, cuando en la madrugada, un grupo de personas vestidas de civil, con los rostros cubiertos y con chalecos estilo policía entraron a la casa y golpearon a los jóvenes con bates, palos, machetes y armas largas; al respecto, Josué Bello, uno de los agredidos piensa que: “Los grupos paramilitares le hacen el trabajo sucio al Estado”; en ese sentido, consideró que: “el ataque parece diseñado para causar el mayor daño posible sin matar, pero sí para producir terror y desmovilizar a la sociedad”; cabe destacar que las víctimas del 5 de junio son estudiantes universitarios dedicados a actividades de carácter social, integrantes de colectivos y grupos en defensa de la tierra, territorio y recursos naturales.

Además, aproximadamente 600 pobladores del municipio de Tamiahua, en Xalapa, Veracruz, incendiaron el palacio municipal de la región, las instalaciones del DIF y la casa del alcalde Martín Cristobal Cruz, en protesta por el asesinato de un vecino de la zona a manos de policías municipales; los inconformes, denuncian la complicidad del edil puesto que se negó en primera instancia a entregar a los elementos de seguridad responsables del delito; al respecto, hace una semana, policías municipales irrumpieron en el domicilio del joven Jalid García Vidal, a quien confundieron con un delincuente; Jalid fue torturado por los elementos de seguridad y posteriormente, al ver que el joven no respondía por los fuertes golpes recibidos, los policías decidieron abandonarlo en la entrada municipal de Tamiahua.

Mientras tanto, en Michoacán se elevó la cifra de personas fallecidas a siete, además de que hay cinco heridos y un agente desaparecido, como saldo del enfrentamiento registrado en Apatzingán según informó la fiscalía del estado; además, la PGJE, detalló que dos de los fallecidos son elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y los otros cinco son civiles, dos de los cuales murieron calcinados.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *