mayo 12, 2015 By Redacción Huellas

Prisión o muerte, destino final por inconformarse

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudad de México a 12 de mayo.- Las protesta o la disidencia en México en muchos casos es reprimida y de ello dan cuenta, desde los trabajadores que en un acto de supervivencia se inconforman para mejorar su calidad de vida o bien las y los lideres comunitarios que aparecen altivos y desafiantes a la injusticia de sus pueblos.

Al respecto de las protestas de jornaleros de San Quintín, Baja California, la antropóloga Gisela Espinosa Damián, narró que los trabajadores “viven con bajos salarios, largas jornadas de trabajo, contacto con agroquímicos, falta de contrato y pésimas condiciones de vivienda”; asimismo, comentó sobre la huelga de los días 16 y 17 de marzo, en la que refiere: “miles de jornaleros, cerraron la carretera Transpeninsular y fueron desalojados y detenidas diversas personas.”; Espinosa Damián afirmó que las mujeres de la región comparten muchas de las injusticias junto con los hombres jornaleros, que está viviendo la población que trabaja en campos agrícolas, publicó Aristeguinoticias.

Por otro lado, Leonel Rivero Rodríguez, abogado de Nestora Salgado García, ex comandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá en Guerrero, señaló que no hay fundamentos legales para que la activista esté recluida en un penal federal; por lo que, se ha solicitado que Salgado sea trasladada a un reclusorio donde tenga atención médica; Nestora, quien permanece en huelga de hambre desde el pasado martes 5 de mayo en el penal de Nayarit, está recluida acusada de privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro que es un delito del fuero común, por lo tanto no debe estar en una prisión federal, indicó su defensor.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *