CNDH condena asesinato de líder wixárika, Margarito Díaz González

12 de septiembre 2018.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) deploró el homicidio del defensor del medio ambiente y de los sitios sagrados del pueblo huichol, Margarito Díaz González, el pasado 8 de septiembre, y expresó su solidaridad con los familiares del activista.

Mediante un comunicado solicitó a las autoridades correspondientes dar con los responsables, presentarlos ante la justicia para que reciban la sanción que en derecho corresponda, así como evitar hechos de similar naturaleza y que este caso no quede impune.

Pidió al gobierno del estado de Nayarit implementar medidas cautelares, con el fin de garantizar la vida e integridad personal de los familiares de Díaz González y evitar hechos de difícil o imposible reparación, así como proporcionarles la contención emocional necesaria.

“Este organismo nacional reprueba todo acto de violencia, especialmente cuando deriva, como en este caso, en la privación de la vida de un dirigente de la comunidad wixárika”, expresó la CNDH.

Hizo un llamado a las autoridades competentes para que también consideren como línea de investigación la oposición que como defensor del medio ambiente siempre tuvo hacia la construcción de la presa de almacenamiento “La Maroma”.

Además, a obras integradas a ese proyecto ubicadas en los municipios de Real de Catorce, Villa de Guadalupe y Matehuala, en San Luis Potosí.

Recordó que la construcción de dicha presa, que abastecerá de agua a las entidades de Durango, Jalisco y Guanajuato, de acuerdo con el líder Díaz González, afectaría Wirikuta, pueblo sagrado de los huicholes.

No obstante, expuso que en la consulta previa, libre e informada al pueblo wixárika, las autoridades federales y estatales dieron a conocer a esa comunidad que se preservarán los centros ceremoniales en el área natural protegida de Wirikuta, se reforestará la zona y habrá cuidado del medio ambiente, por lo cual accedieron a la realización del proyecto.

La comisión nacional indicó que el homicidio de Díaz González fue perpetrado el 8 de septiembre en su domicilio, aunque la información fue difundida la víspera.

Refirió que al actualizarse los elementos de gravedad, urgencia y daño irreparable ante el homicidio del promotor de los sitios sagrados de la comunidad wixárika, solicitó la implementación de medidas cautelares.

Ello, con base en lo dispuesto por los artículos 3, 6 fracción II, y 40 de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y 116, 117 y 118 de su Reglamento Interno.

Se dispuso que personal de este organismo se traslade al lugar de los hechos para brindar acompañamiento y asesoría a los familiares de la víctima, a fin de que puedan hacer efectivos sus derechos de acceso a la justicia, a la verdad y a la reparación integral del daño.

La CNDH indicó que observará puntualmente la actuación de las autoridades y en su momento emitirá el pronunciamiento que conforme a derecho corresponda.

 

ntx

Written By Huellasmx