Patrulla Fronteriza asesina a indígena guatemalteca desarmada

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

28 de mayo 2018.-  El disparo de un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos terminó con la vida y el “sueño americano” de Claudia Gómez, una joven indígena guatemalteca, que llegó al país del norte buscando la oportunidad laboral que no pudo encontrar en su país, dijo el domingo su familia.

Gómez, de 19 años, creció en el pueblo de San Juan Ostuncalco, rodeado de casas con bloques de cemento que fueron construidas con remesas enviadas por familiares residentes en Estados Unidos.

Entrevistados en su casa, sus padres dijeron a Reuters que su hija se había marchado a Estados Unidos a pesar de que habían escuchado sobre las políticas cada vez más estrictas del presidente Donald Trump hacia los inmigrantes ilegales.

“Sí, eso se ha escuchado”, dijo Gilberto Gómez, padre de Claudia, cuando le preguntaron sobre las políticas de Trump. “Pero a veces se escucha que mucha gente logra pasar entonces por eso ella misma pensó en irse”, agregó mientras familiares y conocidos se acercaban para darle el pésame.

El miércoles la joven recibió un disparo cuando un oficial en el estado de Texas abrió fuego después de que varias personas se acercaron a él, dijo la Patrulla Fronteriza en un comunicado el viernes alejándose de un comunicado anterior donde decía que los migrantes lo habían atacado y que Gómez estaba entre ellos.

 El domingo, su padre, visiblemente cansado, se sentó cerca de su esposa en su casa con fotos de Claudia. En una de ellas, su hija llevaba puesto un vestido de graduación de la escuela secundaria, en otra, un colorido atuendo indígena.

Claudia terminó un grado en contabilidad en una escuela secundaria técnica hace dos años, pero no pudo encontrar trabajo pues en cada lugar le pedían un título universitario, dijo visiblemente afligida Lidia González, madre de la joven que no pudo continuar sus estudios por falta de dinero.

“Hablé con mi nena el martes. Me dijo: ‘mami, estoy bien, estoy feliz porque ya mero voy a lograr mi sueño (…) cuídate mamita (…) yo estoy así en manos de Dios’, solamente eso dijo”, comentó González entre lágrimas.

En los meses posteriores a la toma de posesión de Trump, el número de inmigrantes capturados en la frontera entre Estados Unidos y México y en la frontera entre México y Guatemala cayó drásticamente. Pero las detenciones han vuelto a crecer.

Datos del Instituto Nacional de Migración (INM) en México muestran que las deportaciones de guatemaltecos bajaron en los primeros tres meses del 2017 en comparación con el año anterior, pero aumentaron cerca de los niveles del 2016 a casi 13,200 casos en el primer trimestre del 2018.

 La pobreza, así como la violencia de las bandas criminales y narcotraficantes ha llevado a decenas de miles de centroamericanos a intentar cruzar hacia Estados Unidos ilegalmente, o a buscar asilo.

“Aquí la opción es irse para allá porque aquí no hay trabajo, no hay oportunidades”, dijo Fernando Vicente, un agricultor de 73 años cuyos dos hijos murieron tras partir a Estados Unidos, uno en su trabajo y otra de cáncer. “(Ella) se enfermó allá pero vino a morir aquí”, explicó el padre.

 

Reuters

(Visited 30 times, 1 visits today)
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellasmx