Matanza de policías en Dallas, Texas

Matanza-de-policias-een-Dallas
ComparteShare on Facebook7Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

La severidad y brutalidad que caracterizan a las policías estadounidenses ha desatado hechos de violencia extrema contra sus elementos. En días pasados un par de jóvenes negros fueron asesinados por la policía, sus nombres Alton Sterling falleció por los disparos de dos policías blancos la madrugada del martes en Luisiana, la acción fue captada en video donde se ve a Sterling tirado en el piso boca arriba y sometido por dos agentes.

Uno de ellos dispara, cuando la cámara abre el foco dejando de enfocar las escena se pueden escuchar más disparos.

En el caso de Philando Castile, quien se encontraba en Minnesota, le dispararon el miércoles mientras se encontraba dentro de su automóvil, según testimonio de su novia en un video que transmitía vía la red social Facebook durante el incidente mortal.

La mujer aparece sentada en el asiento del copiloto, al lado de la víctima, de quien se ve con la camisa ensangrentada y con el cinturón de seguridad puesto.

Este par de hechos ha indignado a la sociedad afroestadounidense, provocando protestas varias, una de las cuales se llevó a cabo en la ciudad de Dallas con un saldo de 5 policías muertos y nueve heridos, de los cuales 7 son policías y dos civiles, durante una balacera que se desato mientras se efectuaba una marcha de protesta por el asesinato de ambos jóvenes afroestadounidenses.

La policía de Dallas tras analizar los videos y audios, informó que dos francotiradores apostados desde las azoteas, dispararon contra los policías que vigilaban el desarrollo de la manifestación realizada el jueves.

Tras los disparos se dio la orden de disolver la marcha por cuestiones de seguridad.

Hubo manifestaciones de protesta en ciudades de Luisiana, Minnesota y Nuevo México, igual en Nueva York, Boston, Atlanta y Los Ángeles.

Castile de 37 años, murió el jueves en un hospital de la ciudad de Falcon Heights como consecuencia de los disparos recibidos por la policía durante un control de tráfico, por lo que el gobierno de Minnesota pidió que el departamento de Justicia de Estados Unidos inicie una investigación.

El ataque fatal ocurrió la noche del miércoles cuando un policía ordenó a Castile detener su auto por fallarle la luz trasera. Su compañera, Diamond Reynolds, quien iba en al auto junto con su hija de cuatro años, declaró que el policía le pidió a Castile la licencia de conducir y el registro del auto, cuando Castile intentó sacarlos de su pantalón, el agente le disparó por lo menos cuatro veces “sin motivo aparente”.

Tras los disparos, Reynolds grabó con su celular y difundió los hechos en vivo vía Facebook.

Reynolds dijo que el agente le exigía los documentos de identidad a la vez que le ordenaba no moviera las manos. Su novia informó a la policía que llevaba una pistola, para la que tenía licencia.

Este fatal incidente ocurrió un día después de las protestas en Baton Rouge, Luisiana, por la muerte de otro hombre negro a manos de la policía. En un video se puede ver a dos agentes que sujetan a Alton Sterling, de 37 años, contra el piso y luego le disparan en repetidas ocasiones.

Cuatro quejas se abrieron en Luisiana por “uso excesivo de la fuerza”, contra los dos policías blancos involucrados en el asesinato de Sterling, pero resultaron absueltos de todo cargo en cada una de las quejas presentadas.

“La repetición de casos de ciudadanos negros abatidos por la policía deja en evidencia la existencia de un grave problema” y no se trata de “casos aislados” declaro el presidente Barack Obama en su página de Facebook.

Las muertes de Castile y Sterling son un grave síntoma “de los desafíos en nuestro sistema de justicia criminal, la disparidad racial que se muestra en nuestro sistema año tras año”, enfatizó el mandatario.

Cientos de personas marcharon el jueves por las calles de Manhattan en protesta por las muertes de estos dos jóvenes negros a manos de policías.

Los manifestantes se reunieron en Union Square Park donde lanzaron consignas: “El pueblo unido jamás será dividido” y “¿Qué queremos?, ¡Justicia!, ¿Cuándo la queremos? ¡Ahora!.

Este tipo de eventos lamentables contra afroestadounidenses es el pan de cada día en una sociedad profundamente racista, prejuiciada y llena de angustia, donde se ve en el diferente una amenaza desproporcionada a su seguridad, a sus bienes, a su integridad, a su vida.

La matanza de policías en Dallas es el termómetro de cómo se habrán de comenzar a zanjar las diferencias entre blancos y negros, con actos de terror, de no parar esta ola de abusos, brutalidad e impunidad policiaca.

ComparteShare on Facebook7Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By José Santos Navarro Monroy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *