enero 13, 2014 By Huellas de México

‘El aborto no es un derecho de la mujer’: Presidenta de Aragón

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ENTREVISTA

Testigo de la política desde el inicio del Estado de las Autonomías, Luisa Fernanda Rudi ha sido parlamentaria regional, diputada y presidenta del Congreso, alcaldesa de Zaragoza, eurodiputada y, desde julio de 2011, preside el Gobierno de Aragón. Defensora del modelo autonómico desde un plano de igualdad entre territorios, considera al PSOE parte responsable de la deriva secesionista de Cataluña. Está a favor con los principios «de derecho natural» que inspiran la reforma de la ley del aborto y deja caer que, en la excarcelación de etarras, la Audiencia Nacional se ha dado «prisa» en aplicar la derogación de la doctrina Parot.

-¿Cómo se debe hacer frente al órdago de la secesión?

-El presidente Rajoy ha sido muy claro: el referéndum independentista anunciado por la Generalitat no cabe legalmente. La soberanía nacional nos corresponde a todos los españoles.

-¿Y qué medidas concretas aplicar desde el Estado?

-Las que prevén la Constitución y las leyes.

-¿Sin excluir ninguna? El artículo 8 de la Constitución encomienda a las Fuerzas Armadas la defensa de la unidad territorial de España, el 155 la intervención de una autonomía que atente contra el interés general…

-No voy a entrar en detalle, porque para eso están los servicios jurídicos del Estado y los tribunales, si les toca emitir opinión. En un Estado de Derecho la ley está para cumplirla, por parte de todos y sin excepciones.

-¿El presidente Rajoy está afrontando el desafío independentista de forma adecuada?

-Sí, por supuesto.

-Pongámonos en el escenario de noviembre y que, al final, ilegalmente se ha convocado el referéndum…

-No me planteo ese supuesto.

-¿Cabe una solución dialogada?

-Únicamente cabe el diálogo dentro de la igualdad de todos los españoles y de la Constitución de 1978.

-Por tanto, ¿ve imposible el diálogo con quienes no reconocen el actual marco constitucional?

-Es que lo que se está pretendiendo desde el independentismo es romper el pacto político de la Constitución de 1978, que precisamente se diseñó con el acuerdo de los nacionalismos vasco y catalán para darles acomodo. Fue un gran pacto político cuyo resultado fue votado por la mayoría de los catalanes y que los partidos nacionalistas asumieron. Lo que no puede decirse, más de treinta años después, es que a los que no votaron la Constitución hay que darles un acomodo distinto. Ni, para solucionar el problema que han generado unos, pretender que se nos cambie a todos los demás, como planteó el presidente Maragall cuando acuñó lo del federalismo asimétrico.

-El PSOE habla de solución federal.

-Tengo muchas ganas de poder leer un documento en el que el PSOE, negro sobre blanco, diga la diferencia práctica, en términos de descentralización política y administrativa, entre el Estado federal y la España de las Autonomías que se ha consolidado con la Constitución de 1978.

– «Espanya ens roba»…

-En tiempos de crisis económica, difundir la idea de que los males propios son culpa ajena, ese «España nos roba», es apostar por un mensaje que puede calar fácilmente entre la ciudadanía, pero es una irresponsabilidad basada en la mentira. Los catalanes deben tener claro que España no les roba nada. El nacionalismo está negándoles la realidad y ha perdido de vista qué es lo mejor para los catalanes.

-¿Se está alimentando el odio?

-No sé si el odio, pero la división sí. Es algo que yo jamás haría como gobernante, pero al nacionalismo no le ha importado dividir a la sociedad catalana por lograr su objetivo político.

-¿Ve al PSOE realmente como un aliado para hacer frente al desafío del independentismo?

-De dos años a esta parte ha habido una evolución en el PSOE tras la era de Rodríguez Zapatero. Pero hay que poner las cosas en su sitio y no perder la perspectiva: el actual problema catalán no existiría sin lo que fue el tripartito trabado entre el PSC y ERC. El PSC ha alimentado el problema. De hecho, actualmente hay una parte del PSC que sigue queriendo alimentar el referéndum.

-¿El «Estatut» fue el detonante?

-Es que todos estos problemas empiezan realmente en el año 2003, cuando el entonces líder de la oposición, Zapatero, se comprometió a que el Estatuto que aprobara el Parlamento catalán sería aprobado por las Cortes Generales. El primer problema viene de ahí. Zapatero, al que le cundió para desmontar lo que habían sido los grandes acuerdos de la Transición, rompió lo que hasta entonces había sido una norma compartida: el desarrollo autonómico siempre se había hecho en España por acuerdo de los dos grandes partidos. Y ese modelo lo rompió interesadamente Zapatero porque buscó aislar al PP y perpetuarse gobernando con el apoyo de los nacionalismos. Esos barros traen estos lodos. A eso se le sumó el tripartito de Maragall, y luego el gobierno de Montilla, aún peor en radicalidad nacionalista. Si el PSC hubiera sido el PSOE de los años 80 no estaríamos donde estamos.

-¿Falta hacer España en Cataluña?

-Creo que se ha hecho, pero hay que hacer más. Rajoy nos dijo en el último Comité ejecutivo del PP que va a ir bastante más a Cataluña. Hace falta hacer más España en Cataluña, pero también por parte de las élites intelectuales y sociales de la propia Cataluña, que estas cosas las saben, en privado te las dicen y en público no.

-¿Por qué no lo hacen en público?

-No lo sé.

-¿Por temor, por comodidad interesada…?

-No lo sé. Quizás porque les resulte incómodo hacerlo en una Comunidad en la que, durante treinta años, institucionalmente se ha insistido y educado lanzando mensajes que siempre van alimentando el independentismo.

-Ante la próxima revisión del modelo de financiación autonómica, ¿teme que al final se haga premiando a Cataluña en detrimento de otras regiones, con la intención de desactivar así la deriva independentista?

-Si se hiciera así sería un error, pero no se va a hacer. Estoy segura de que no se va a utilizar la financiación autonómica como moneda de cambio. La igualdad de todos los españoles es un principio indiscutible y no se puede pretender un modelo especial para financiar a Cataluña.

Ley del aborto

-¿Cree que la reforma de la ley del aborto que se ha planteado es oportuna en tiempo y en su contenido?

-Iba en nuestro programa electoral, así que cualquier momento de la actual legislatura era oportuno. Respecto al contenido, nuestro compromiso y la doctrina acuñada por el PP a lo largo de muchos años es la que se basa en los fundamentos de la sentencia del Tribunal Constitucional de 1985: que la vida está protegida en todo momento y que, cuando hay una colisión de dos derechos, el de la mujer y el del no nacido, solo en determinadas circunstancias se puede sacrificar la vida del no nacido, en los tres supuestos que quedaron establecidos [grave riesgo para la salud de la madre, violación o graves malformaciones del feto].

-Por tanto, ¿de acuerdo con los aspectos básicos de la reforma?

-Aún es un anteproyecto y caben ajustes, pero se adecuará a esos principios. En cualquier Estado de Derecho moderno siempre se protege a la parte más débil. Es un principio de derecho natural, y en eso estamos.

-Pero está generando ruido interno en su partido.

-Bueno, más ruido que nueces. En el último comité ejecutivo, de las alrededor de 70 personas que estábamos solo hablamos sobre este particular cinco [Celia Villalobos, el extremeño Monago, el gallego Feijóo, el castellano-leonés Juan Vicente Herrera y la propia Rudi], y en ningún caso escuché una defensa de la ley del aborto de 2010.

Excarcelaciones de etarras

-¿Y cuál es su posición personal?

-Nunca he estado de acuerdo con la ley de plazos, porque supone que en cualquier caso prevalece el derecho de la mujer, y el aborto no es un derecho de la mujer. Nadie le tiene que decir a una mujer cuándo tiene que ser madre, de ahí que esté a favor de facilitar todas las políticas anticonceptivas. Pero en el momento en que hay un embarazo ya no existe sólo un derecho aislado de la mujer: hay otro derecho, de otra parte que es la más débil, el del no nacido.

-¿Me da su opinión sobre la excarcelación de etarras?

-La sentencia del Tribunal Europeo contra la doctrina Parot ni la entiendo ni la comparto, pero las sentencias se acatan.

-¿No había otra opción? ¿No ha podido hacer algo el Gobierno?

-Hasta donde yo sé y por lo que han dicho los expertos, no. Algunos dicen que podíamos habernos declarado insumisos con la sentencia, pero eso no lo hacen los países serios.

-Por tanto, ¿nada más que hacer como gobierno?

-Es cierto que en la opinión pública no se distingue y se cree que el responsable de las excarcelaciones es el Gobierno, pero quienes han cumplido con la anulación de la doctrina Parot han sido los tribunales. Quien se ha dado prisa en excarcelar etarras no ha sido el Gobierno.

-Las últimas detenciones han sido contestadas incluso por el PSE ¿Se debe seguir luchando contra ETA?

-Por supuesto que sí. Y, de hecho, se está haciendo.

Situación política

-La desafección de los ciudadanos hacia la política sigue siendo un problema. El CIS lo certifica.

-Entiendo que haya desafección, porque ha habido tanta corrupción y en tantos sitios… La corrupción hay que erradicarla de la sociedad, porque los que estamos en política no somos distintos a la media. Y para eso hace falta también rapidez en los procesos judiciales, porque en España son demasiado largos y eso favorece que cunda la sensación de que hay impunidad.

-¿Cree que en España hay demasiados políticos a sueldo?

-Por decirlo coloquialmente, la tasa de «diputado per cápita» en España no es mayor que en países de nuestro entorno como Alemania.

-Si no es un problema de cantidad, ¿entonces es cuestión de calidad?

-De eficacia, sí. Un trabajador no es caro o barato por el sueldo que cobra sino por el rendimiento que da. Los políticos lo mismo.

 

 

Roberto Pépez

Fuente: abc.es


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *