#NoEraPenal, la corrupción de Concacaf pone a México en la final de Copa Oro, tras acuchillar a Haití

julio 3, 2019 By Nicolás Franco Wem

#NoEraPenal, la corrupción de Concacaf pone a México en la final de Copa Oro, tras acuchillar a Haití

Comparte
  •  
  • 387
  • 262
  •  
  •  
  •  
  •  
    649
    Shares

3 de julio 2019 (huellas.mx).- La corrupción en el fútbol, está impregnada hasta el más alto nivel, y una vez más, en Concacaf ha quedado de manifiesto la podredumbre de los empresarios e intereses criminales que mueven los hilos del fútbol mundial.

México, bueno, más bien, la selección de Televisa, también llamada Selección Mexicana, está en la final de la Copa de Oro, gracias a una manipulación arbitral, orquestada por un equipo de silbantes, importados desde Qatar, y quienes tuvieron por cometido, asegurarse que el equipo tricolor, llegara a la final, posiblemente por los millonarios intereses económicos de por medio.

Seguramente no abarcará titulares en grandes medios de comunicación, pero ahora queda más claro, porqué, de forma insólita, la Concacaf decidió que en Copa de Oro, no se implementaría el VAR, a pesar de que se tiene total solvencia económica, y en la mayoría de las ligas del continente, ya se viene aplicando, como un eficiente mecanismo para evitar el juego sucio.

Pero claro, aquí, en el reino de Concacaf, lo que menos importa es el juego limpio, y tener el VAR presente solo sería una molestia, y eliminarlo allanaría el camino, para lo que ya estaba determinado desde un principio.

No solo es de escándalo la ausencia del VAR, sino también el hecho, de que tan solo unos días después de que grandes personalidades del fútbol, como Michel Platini, fueran detenidos, tras confirmarse la gran red de corrupción en torno a la asignación de Qatar como sede de la próxima Copa del Mundo; en Norteamérica hagan como que nada está sucediendo, y sigan entregando prebendas a esta confederación, evidentemente plagada de corrupción.

Qatar ni jugó en Copa de Oro, ni cuenta con árbitros de calidad, pero eso sí, los intereses económicos y políticos que se tejen tras bambalinas, los volvían un aliado más para seguir prostituyendo el fútbol en pos de intereses económicos.

De hecho, de Abdulrahman Al Jassim, el árbitro central del partido, ya se tenían antecedentes de irregularidades en su desempeño internacional, hubo quejas por increíbles «errores» en partidos de la Champions League asiática, e incluso en partidos de eliminatoria a la Copa del Mundo, se presentaron quejas oficiales ante la FIFA, por el actuar tendencioso del silbante, como fue el caso del partido entre los Emiratos Árabes Unidos y Japón, de las eliminatorias rumbo a Rusia 2018, y donde el árbitro árabe, favoreció a los árabes, regalándoles un tiro penal controvertido y anulando un gol de Japón que era legítimo, lo que propició la derrota del conjunto nipón.

Pero las credenciales de calidad en Concacaf quedan de lado, aquí los ejecutivos que mueven el dinero, ya tenían pactado un acuerdo, para que un árbitro de la corrupta confederación de Qatar, viniera en misión a la Copa Oro de Norteamérica.

Y más sospechoso aún, es que Al Jassim no vino a pitar un partido cualquiera, pues a diferencia de cualquier otro torneo internacional de FIFA, donde las rondas más avanzadas, son dirigidas por los árbitros con mejor desempeño en la fase de grupos, aquí, en el corrupto reino de Concacaf, ya se tenía designado que este partido semifinal, uno de los más importantes, lo iba a silbar un árbitro que en su vida había dirigido un partido de la confederación, por más increíble que parezca.

Desastroso partido

La mano cargada de Abdulrahman Al Jassim en contra de Haití, empezó a ser evidente desde antes de los tiempos extra. En la primera mitad, el silbante perdonó a México un tiro penal en contra, tras un claro jalón de camiseta de Héctor Moreno contra Pierrot, antes de una media vuelta que también estuvo cerca de terminar en gol.

Otra de las acciones más claras, fue la falta cometida por Héctor Moreno, que evitó que Haití armara una jugada donde se iban solos en oportunidad manifiesta de gol, lo que significaba una clara tarjeta roja que nunca llegó.

https://twitter.com/FOXSportsMX/status/1146273123999866880

De igual forma, a través de muy quisquillosas y constantes faltas en los linderos del área haitiana, el árbitro qatarí parecía regalar oportunidades a los mexicanos, para ver si así lograban encausar algún gol; pero ni así, el conjunto dirigido por ‘Tata’ Martino fue capaz de crear algo de verdadero peligro para romper el arco de un conjunto haitiano que se defendía con el corazón y con un mundo en contra.

Fue finalmente que al inicio de los tiempos extra, el silbante central de Qatar, encontró el pretexto perfecto para sentenciar el partido, un choque fortuito de pies en el aire, entre el delantero mexicano Raúl Jiménez con un defensor haitiano, fue calificado de forma rigorista como tiro penal, sentenciando de esta manera el destino del partido.

Desde luego, la bien planificada ausencia de VAR, no permitió revisar la jugada; y ni siquiera las claras acciones de juego sucio de parte de los mexicanos, burlándose del conjunto haitiano, merecieron sanción alguna para el corrupto silbante de Qatar.

Curioso resulta también, que los últimos tres penales marcados en prórroga de Copa de Oro, han sido todos en favor de México.

Y fue así, con una gran ayuda de la corrupción de Concacaf, y sin nada que celebrar, que la Selección Mexicana seguirá generando millones de dólares a los empresarios que la manejan, a través de un decadente espectáculo, que no merecería ni siquiera ser calificado como deporte.

No sería la primera, ni la última vez que se registran incidentes de corrupción en Copa de Oro; pero como en casos anteriores, seguramente seguirán siendo censurados o minimizados por la maquinaria mediática, y el balón seguirá rodando, manipulado por los dueños del dinero y de las corruptas entidades que mantienen el oligopolio del fútbol en Concacaf.

Nicolás Franco. Huellas.mx


Comparte
  •  
  • 387
  • 262
  •  
  •  
  •  
  •  
    649
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *