¡En la Madre! El Tri vence al ejército alemán 1-0

ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

ENRIQUE SÁNCHEZ MÁRQUEZ

Con una jubilosa expresión muy mexicana. ¡En la madre…!, convertida casi en milagrosa plegaria ¡Oh Dios mío!.. y de frente a los ojos llorosos de alegría de “El Chicharito”, la emoción pocas veces vista de Osorio y la serenidad de Rafa Márquez; la afición mexicana reunida en el estadio Luzhnikí en Rusia y los millones de televidentes en México, festejaron el impecable triunfo del seleccionado nacional al vencer al ejército alemán, -cuatro veces campeón del mundo, por uno a cero.

Con un dramatismo pocas veces visto en un juego inicial de copa mundial, México , con el gol sagrado del “Chucky Lozano” en el minuto 35 se sobrepuso a la artillería del equipo alemán que arreció durante los últimos minutos del encuentro para escribir la historia de un seleccionado que le puso garra, corazón y empuje en el partido que queda marcado en la historia del futbol mexicano.

Fue con la toda la extensión de la palabra ¡un partidazo! que llenó de sufrimiento, nervios y dramatismo la cancha pero terminó siendo superior al equipo alemán que por momentos se vió sin brújula y sin coordinación, para luego atrapar el balón y disparar hasta el cansancio hacia la portería de Ochoa, sin anotar resultado a su favor.

Desde el inicio del partido, los jugadores del seleccionado nacional mostraron coraje, firmeza, búsqueda de gol y estrategia que poco a poco se convirtió en una notable presencia de superioridad frente a los teutones, quienes al final del encuentro no daban credibilidad a su derrota.

Dicho en otras palabras, para sorpresa de muchos que daban una derrota adelantada al equipo mexicano, la oncena nacional y sus tres cambios posteriores, Edson Alvarez, la joven promesa, Raúl Jiménez, otro prospecto de gran potencia y Márquez una figura consolidada, se creyeron grandes y lo fueron, hasta los últimos tres minutos de la
parte complementaria para llenar de alegría a un atribulado pueblo mexicano que festejó el triunfo como si hubiera sido la final de campeones.

Desde un principio el juego se vió marcado por una acertada estrategia de los mexicanos que en un principio se lanzaron al ataque de la portería enemiga y posteriormente la cambiaron por un juego inteligente de posesión del balón, que aunado a la garra de los adversarios, derivó en un juego exitoso a punto del paro cardiaco.

Fue increíble ver como los minutos se alargaban. 85, 86, 87 y los disparos arreciban hcia la portería de Ochoa. Siguió el 88, 89, 90 y el ambiente era de máxima tensión ante la posibilidad del triunfo del seleccionado mexicano.

Llegó el minuto uno de compensación, el dos y luego el tres que concluyó con un estallido de alegría, de emoción, de llanto y de fiesta por ese juego mágico, atrevido y riesgoso al que se atrevieron los de la playera verde.

Para los comentarios generalizados, Osorio se había convertido casi en un héroe nacional y este no disimulaba su alegría y su satisfacción al grado de considerar el juego como la más grande victoria de su carrera, que con un gran honor personal expresó: “Esto se los brindo y lo quiero compartir con mis viejos”.

Así con la suave presencia de Rafa Márquez, la Selección nacional fue protagonista de un impecable triunfo para satisfacción de la afición mexicana.

O como dijera un incrédulo comentarista que con gusto se tragaba sus palabras de menosprecio al seleccionado. ¡Mejor imposible!

EL CORAJE SE LLAMA VICTORIA

Con la victoria azteca, los momios quedaron pasmados y es que Alemania, el favorito de esta copa mundial se doblegó ante los aztecas quienes se llevaron los tres primeros puntos de la primera ronda del Grupo F que integran México, Alemania, Suecia y Corea del Sur.

Desde el primer minuto del juego el ‘Chucky’ Lozano hizo la primera jugada de peligro que terminó en tiro de esquina, que fue bloqueado por el portero alemán.

De ahí siguieron tiros de Vela, Layún y Herrera en medio de momentos peligrosos que logró superar la portería de ‘Memo’ Ochoa. El ‘Chucky’ Lozano encabezó un contragolpe al minuto 18 que siguió el
‘Chicharito’, pero este último no pudo concretar el gol cuando los defensas alemanes lo cubrieron.

Los minutos transcurrían en medio de ataques, faltas que no pasaron a mayores, contragolpes y avances hasta que en el minuto 35 los mexicanos tomaron posesión del balón, ‘Chucky’ se adueñó del esférico y anotó el primer gol de los seleccionados nacionales.

En el minuto 42 vino otro contragolpe 42 comandado por el autor del primer gol pero la jugada no cuajo y todo quedó en una enormeexpectativa de un segundo gol.

SEGUNDO TIEMPO NO APTO PARA CARDIACOS

En la parte complementaria los alemanes comenzaron con la posesión del balón, pero los mexicanos recuperaron el esférico. La pelota dio un paseo por ambas canchas en los primeros dos minutos del segundo tiempo. La primera jugada de peligro fue por parte de los alemanes, pero el arquero mexicano la detuvo sin problema alguno.

Se veía a los alemanes un poco desesperados, pues no dejaban de marcar a los mexicanos. Los nacionales tomaron la posesión del esférico con tranquilidad, intentando llegar a los postes contrarios, los alemanes arreciaron el juego y no lo soltaron hasta el final del juego pero sin éxito de concretar el balón.

Vendrían otras posibilidades de tiro del equipo mexicano pero no volvió a caer ningún gol, frente a una insistente presencia del equipo alemán, aunque las preferencias para ese momento eran muy marcadas para los mexicanos, sobre todo cuando los paisanos que se encontraban en el estadio soltaban el clásico grito de ‘Olé’ o cantaban el “Cielito Lindo” a todo pulmón.

Para el minuto 70 la agresividad por parte de los alemanes comenzó a incrementarse hasta hacerse del control por más tiempo de la posesión del balón frente a los nacionales que aguantaron los diferentes embates.

El ritmo que los mexicanos marcaron en el primer tiempo, se comenzó a desvanecer y los alemanes con Ozil incrementaron el tiempo del juego, insistiendo con más embates hacia lo mexicanos.

El tercer y último cambio llegó con Rafael Márquez en el minuto 72 para darle un respiro al encuentro en lugar de Andrés Guardado quien le entregó la estafeta de capitán, sin embargo se sentía como Alemania encerraba a México dentro de su propio territorio.

Los contragolpes de los mexicanos continuaron sin éxito pero el equipo contrario siguió insistiendo aunque su desesperación era notable cometiendo con más frecuencia faltas hacia los mexicanos.

Los alemanes en su pretensión de gol colocaron hasta cinco delanteros en la escuadra para incrementar el daño potencia hacia México sin lograr afinar su puntería, desviando sus disparos la mayor de las ocasiones.

Para el minuto 88, la afición mexicana sentía nudos en el estómago, en la garganta o tenía reseca la boca ante el embate sin misericordia de los alemanes que estuvieron a poca cosa de anotar el gol.

Al minuto 89 los nervios corrían de punta a punta, de los pies a la cabeza de los millones de mexicanos que presencia el partido pues los alemanes aumentaron la potencia y no paraban de insistir con disparos frente a una defensa que se había preparado para resistir y un valiente portero que atajaba los balones con arrojo y sin titubeo
alguno. Llegó el minuto 90 y se agregaron tres más con lo que la presión aumentaba entre ambos equipos.

Todavía en un desesperado intento de gol el entrenador alemán Joaquim Low mandó a la mayoría de sus jugadores, incluyendo al portero al territorio de México para horadar la portería de Ochoa, mientras los aficionados mexicanos pedía a gritos que el árbitro silbara el final del partido, hasta que éste lo hizo y ahí comenzó la fiesta para celebrar con júbilo su primera victoria en el Mundial de Rusia.

Un partido como pocos y un triunfo para la historia, sin duda.

(Visited 27 times, 1 visits today)
ComparteShare on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Huellasmx