Porqué Israel ahora quiere que Argentina sea expulsada de Rusia 2018

ComparteShare on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

8 de junio 2018 (huellas.mx).- Un escándalo diplomático y deportivo continúa escalando entre Israel y la Selección Argentina de Fútbol, quienes encabezados por Messi, ahora no solo tienen que lidiar con el duro trabajo que implica preparar una Copa del Mundo -con toda la presión y responsabilidad que pesa sobre ellos, como a ninguna otra de las 31 selecciones mundialistas-, sino que además están enfrentando ahora una serie de amenazas que además de pretender desestabilizar económicamente a toda la Asociación de Fútbol Argentina (AFA), busca también sacar a la albiceleste de Rusia 2018 y de FIFA, aquí te contamos las claves sobre el caso.

Israel vs Argentina, el partido que nunca fue, y nunca será

Desde hace varios meses se anunció que la selección de Argentina jugaría un partido amistoso ante Israel, justo en la víspera del mundial Rusia 2018, lo cual desató gran polémica, pues el motivo, era para conmemorar un aniversario más de la fundación de Israel, lo que representa en contraposición una fecha trágica para el pueblo Palestino.

Por este motivo, decenas -quizás, cientos- de organizaciones pro palestinas y de derechos humanos, comenzaron a hacer campaña para pedirle a la selección albiceleste cancelar su partido, el cual además de forma inédita, se tenía programado para jugar en territorio israelí.

Las ong’s aludían al hecho de que Israel ha ignorado las exigencias de instancias como la ONU, y continúa cometiendo múltiples y continuas violaciones a los derechos humanos.

Claro, este partido tampoco sería gratis, el empresario Ariel Raber, quien encabezaba el comité organizador de Israel, y quien es propietario de la firma Comtec Group (la misma que organiza eventos como El Giro de Italia), pagó al menos 2 millones de dólares a la AFA, dirigida por Claudio ‘Chiqui’ Tapia.

Argentina nunca quiso jugar

En realidad este partido nunca fue del agrado de los seleccionados argentinos; incluso el técnico Jorge Sampaoli públicamente externó su disgusto, señalando que preferirían buscar otro rival y seguir entrenando en Barcelona, sede de la concentración de la escuadra argentina.

Tras el “éxito” que había conseguido en las gestiones el empresario israelí, el gobierno de Israel buscó sacar mayor provecho aún, fue así que la ministra de cultura, Miri Regev, intensificó las gestiones, no solo para hacer más grande el gesto político, trasladando de Tel-Aviv a Jerusalén la sede del partido, sino programando incluso una visita de los jugadores argentinos al Muro de las Lamentaciones.

De acuerdo a medios argentinos, esto fue lo que comenzó a derramar el vaso, pues los jugadores no estaban conformes con la compleja travesía política que estaba siendo negociada en escritorios.

Argentina decide cancelar el partido

A inicios de esta semana, durante un entrenamiento del seleccionado argentino en la ciudad condal, ya con los 23 definitivos que estarán en Rusia 2018, una protesta llegó no solo a la vista de los jugadores, sino también a sus oídos a través de un megáfono, donde escucharon múltiples consignas para pedirles que desistieran de su intención de celebrar al lado de Israel.

A través de redes sociales, los jugadores también fueron constantemente aludidos con peticiones para no hacerle juego a Israel, incluso hay versiones de que en el vestidor habría conmovido una explicación que hacía una analogía del conflicto como si fuera Rosario y Buenos Aires, para sensibilizar a los argentinos del tipo de embrollo en el que se estaban metiendo.

Fue así como finalmente este miércoles, detonó la noticia de que el partido entre Argentina e Israel se suspendía; de acuerdo a medios argentinos, habrían sido personalmente los capitanes, Messi y Mascherano, quienes hablaron duro y claro a nombre de la plantilla, externando al cuerpo técnico y directiva su negativa de jugar el partido programado.

Higuaín fue el primero en hablar públicamente, lo cual fue también la confirmación que se tomó por oficial en medios, pues la AFA, aún no hacía oficial el anuncio, no obstante que el astro de la Juventus, fue contundente al señalar que “por sentido común”, “no era lo correcto” acudir a Israel.

Fracasaron también los intentos de Israel de renegociar

La AFA aún no hacía oficial el anuncio, pues la decisión de los jugadores argentinos desató una serie de amenazas e intensas negociaciones que escalaron hasta el más alto nivel; de acuerdo a diversas agencias de noticias, el presidente de Israel, Benjamin Netanyahu, llamó personalmente a su homólogo argentino, Mauricio Macri, para tratar de que presionara para que el partido se jugase.

De acuerdo a medios argentinos, Macri no habría podido hacer nada, y aunque se ofreció para acudir él a las celebraciones israelíes, el lobby sionista no estaba conforme, por lo que citaron al presidente de la AFA en Madrid para una serie de negociaciones de urgencia.

Según el relato de Infobae, los jugadores habrían sido contundentes en externar su rechazo a jugar, en esa y en cualquier otra fecha y lugar ante la selección de Israel, por lo que esta fue una cláusula inamovible de las negociaciones de Tapia, quien incluso ofreció carta abierta para que Raber dispusiera con libertad para elegir y comercializar los partidos de las próximas 2 fechas FIFA de Argentina (amistosos después del mundial), pero por el hecho de que no había posibilidad de jugar en, o ante, Israel, se terminó rompiendo de forma hostil la mesa de negociaciones.

Fue así que Tapia tuvo que salir a dar una conferencia de prensa tensa y sin preguntas para hacer finalmente la confirmación oficial de la cancelación el día jueves; y aunque empezó con un tono cordial señalando que esta decisión no era contra Israel o contra los judíos, también fue contundente al afirmar “me gustaría que a partir de ahora, todos tomen a esta decisión que he llevado adelante, como un aporte a la paz mundial”, defendiendo la determinación realizada.

Israel busca vengarse de Argentina

Tras la humillación en el plano internacional, Israel está asumiendo un ánimo de revancha ante los argentinos, y no solo ante los directivos -a quienes ahora está conjuntando una serie de demandas, tras no aceptar la simple devolución de los 2 millones de dólares-, sino también contra los jugadores.

De acuerdo a Infobae, el mismo empresario israelí y una comitiva, estarán viajando este viernes a Zurich, para ingresar formalmente ante la FIFA, una solicitud de desafiliación de la federación argentina, buscando además que el seleccionado de Messi sea expulsado del Mundial de Rusia 2018.

El motivo principal sería la presunta “discriminación religiosa”, lo cual ha provocado también una serie de críticas y reacciones en el ámbito internacional.

 

Nicolás Franco.

(Visited 75 times, 1 visits today)
ComparteShare on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Nicolás Franco Wem