enero 18, 2015 By Huellas de México

Crónica de una final increíble, Seattle al Super Bowl en tiempos extra

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Seattle, WA, 18 de ene.- El equipo de los Halcones Marinos de Seattle ganó de forma épica uno de los partidos más insólitos de la historia de la NFL, una final de conferencia que pasará a la historia por lo dramático y peculiar del encuentro, venciendo en tiempo extra a unos empacadores de Green Bay que acariciaron el Super Tazón.

El partido comenzó siendo desastrozo para el equipo de Seattle, dos entregas de balón en sus primeras series ofensivas, aunque Green Bay también perdonó en ambas ocasiones quedándose a centímetros del touchdown, teníendose con conformar con conversiones de tres puntos.

Fue hasta el segundo cuarto que Seattle consiguió su primer primera y 10, no obstante parecía que todos estaban nerviosos y todo le estaba saliendo mal, su quarteback Rusell permitió también un par de intercepciones.

Aunque Rodgers y Green Bay tampoco podían liquidar el partido, no obstante poco a poco seguían acumulando ventaja y al medio tiempo ya estaban 16 a 0, tras otro gol de campo y Touchdown. Seattle terminó la primera mitad con cinco entregas de balón.

Para la segunda mitad el equipo de Seattle comenzó a ganar yardas por medio de Lynch, su mejor hombre también en la campaña regular; aunque no terminaban por concretar nada importante.

Tuvieron que ser los equipos especiales de los Halcones Marinos quienes finalmente rompieron la maldición y en cuarta oportunidad e intento de patada, engañaron a los Empacadores y sorprendieron con un pase completo que terminó llegando hasta las diagonales; posteriormente un conservador punto extra puso un 16 a 7 parcial en favor de los visitantes.

Aún así la ofensiva de Seattle seguía cometiendo muchos errores, y la defensiva apenas y podía contener los embates de Rodgers y compañía, quienes anotaban otro gol de campo ya en el último periodo, para tomar una ventaja de 19 a 7.

Los minutos pasaba y Seattle no conseguía nada; ya con 5:13 por jugar, intentaba sacar puntos urgentes en una ofensiva que comenzaba desde su yarda 44, no obstante una intercepción de Burnett parecía decidir el partido, pues quedaba muy poco tiempo y los Empacadores tenían el balón con buena posición de campo y dos series ofensivas de ventaja.

Seattle desesperado se gastó entonces dos tiempos fuera, para buscar mantenerse con vida y su defensiva volvió a obligar una patada de despeje con 4 minutos por jugar, de forma por demás heroíca, pues incluso uno de sus esquineros jugó solamente con un brazo durante todo el último cuarto.

Así, agonizando, comenzó a cambiar la suerte de los Halcones Marinos, primero fue Lynch quien consiguió un avance de 14 yardas en primera oportunidad; posteriormente Baldwin acercaría a Seattle otras 20 yardas tras un pase corto.

Con tres 3:02 por jugar llegaría un pase de 35 yardas completo a Lynch, quien parecía que se mantenía apenas en el campo, para correr posteriormente hasta las diagonales; no obstante tras revisar la jugada los oficiales determinaron que el pie de Lynch mordió la línea antes y por lo tanto sería solamente primera y goal; parecía nuevamente se acababan las esperanzas de los Halcones Marinos de Seattle.

El siguiente minuto fue el más largo para Seattle, desesperados intentaban llegar hasta las diagonales, pero Green Bay aguantaba en la línea, la cual finalmente rompió Wilson por tierra con solo 2 minutos y 13 segundos por jugar.

Perdiendo 19 a 14, su última carta era una patada corta, fue entonces que llegó el milagro, el número 86 de Green Bay tuvo el balón en las manos, le pegó en el casco y rebotó para caer en las manos de un jugador de equipos especiales de Seattle, quien salvaba una vez más al equipo y le daba la última oportunidad de regresar en el juego.

Entonces con un estadio vuelto loco, el equipo de Seattle despertó y comenzó su mejor serie ofensiva del partido; primero Wilson corriendo 15 yardas, unas más que consiguió Lynch en la siguiente jugada y un pase corto de 8 yardas ponían a los Seahawks ya en la 30 del equipo rival.

Fue entonces que llegaría la jugada grande, nuevamente Lynch, quien se quitó todas las tackleadas y corrió 24 yardas para anotar y poner en ventaja a Seattle por primera vez en el partido, tan solo con minuto y medio por jugar.

La prueba de que la suerte de Seattle había cambiado llegó en la siguiente jugada, los locales decidieron buscar la conversión de dos puntos para ponerse con 3 de ventaja, lo cual consiguieron de manera increíble a pesar de que Rusell lanzó un pase ya cayendo y muy lejos de la zona de anotación.

Green Bay tendría una última y merecida oportunidad, con minuto y 20 comenzarían con un pase de 15 yardas a Nelson, posteriormente otro igual para Thomas, y se ponían entonces en medio campo con un minuto por jugar.

Con 43 segundos segundos, Rodgers, a pesar de apenas y poder correr por estar lesionado de un tobillo, consiguió una carrera de 12 yardas para poner a su equipo en posición de anotar.

Green Bay tenían aún sus 3 tiempos fuera, lo que les permitió utilizar tres jugadas más para buscar un primera y diez más, lo cual no consiguieron, no obstante con 19 segundos por jugar, Crosby anotó bajo gran presión una patada de 48 yardas para empatar el partido a 22 y mandarlo a tiempos extra.

La suerte volvió a sonreir para Seattle, al ganar el volado, tendrían la oportunidad de llevarse el partido si concretaban su serie ofensiva, la cual comenzaron corriendo con Lynch; el primer primera y diez del tiempo extra llegó posteriormente tras un pase de 10 yardas a Baldwin.

La siguiente oportunidad sería más complicada, pues a Lynch lo detuvieron en primera y a Rusell lo detuvieron atrás en segunda por lo que llegaba una tercera oportunidad muy importante.

Fue entonces el momento para Rusell de vestirse de héroe; primero un pase de 35 yardas en tercera oportunidad, ponía a los halcones en territorio rival; y posteriormente un pase largo de 35 yardas para Kearse, quien se quedaba bajo presión con el balón, dándole a los Halcones Marinos el pase al Super Bowl.

Nicolás Franco.
Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *