octubre 25, 2014 By Huellas de México

Así derrotó el Real Madrid al Barcelona 3 a 1

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Decía Luis Enrique el pasado martes que en el Bernabéu es donde más orgullo se sentía un culé. No sentirán lo mismo los millones de aficionados azulgranas del planeta ante el esperpento del asturiano en el coliseo blanco. Sacó a Rakitic y Jordi Alba del once por Mathieu y Luis Suárez. Una vacilada esa de jugar nueve contra once con el Madrid como rival. Fontanería low cost. El Barça más inocuo de los últimos años se llevó tres del Bernabéu… y gracias. Solo un punto separa ya a los blancos de un líder con pies de barro.

El encuentro lo rompió muy pronto Neymar, a los tres minutos, con un gol servido en bandeja por Carvajal, Pepe y Kroos. Entre los tres, hicieron el pasillo a una conducción del brasileño desde el flanco izquierdo del área hacia la medialuna. Desde allí, con los bolos derribados sin necesidad de tirarlos hizo un pase a la red con el interior de su bota diestra. Casillas se estrenó en el clásico recogiendo el balón del fondo de su portería. Sin anestesia de por medio.

El Madrid, enrabietado, respondió rápido con dos acciones de Benzema: un punterazo ante la salida Bravo que se marcharía por línea de fondo y un doble larguero tras dos remates consecutivos, primero con la cabeza y luego con la derecha. La muralla de Bravo seguía en pie, pero no por mucho tiempo.

Antes de que fuera derribada, Neymar, Iniesta y Messi vieron la amarilla y Casillas recuperó el ángel para hacer uno de sus milagros marca de la casa: con la rodilla mandó a córner un remate a bocajarro del argentino. El «Santo» estaba de vuelta. Y Leo también, pero a su versión oscura de pasada temporada. Zarra tendrá que esperar.

El que sí sacó su nivel «top» fue Marcelo. El brasileño no se cansó de poner coloradado a su compatriota Alves, en otro ejercicio de impotencia del otrora mejor lateral derecho del mundo. Precisamente desde esa zona llegó el empate. El «12» blanco puso un centro rasito tras llegar a línea de fondo y Piqué tiró de waterpolo para interceptarlo. Mano clara. Cristiano anotaba el penalti y dejaba el récord de Bravo en 754 minutos. Tablas y justicia antes del descanso.

Remontada culminada

La segunda mitad vulgarizó un primer acto digno del Barça y destapó al Madrid eléctrico que tanto «pone» al Bernabéu: poderoso por el aire y matador al contragolpe. Pepe (minuto 50) adelantaría a los blancos tras rematar un saque de esquina. Piqué, Mathieu y Mascherano mientras tanto jugaban al «Churro Pico Terna». Iniesta y Mathieu se unieron a ellos, pero éstos disfrazados de «mujer barbuda». Entre ambos regalaron a Isco, Cristiano, James y Benzema un cuatro contra uno que finalizó el francés con un disparo seco a la base del poste izquierdo de Bravo. De ahí al final del partido, la precipitación y la confianza de los de Ancelotti en la media docena de contras que tuvieron evitaron una goleada histórica. En Madrid, como en París, el Barça salió desnudo. Dos rivales serios, dos derrotas claras. El proyecto de Luis Enrique tiene más goteras que juego. Hay Liga. Y mucha.

La ficha del partido


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *