enero 26, 2014 By Huellas de México

Anticipado fracaso mexicano en Sochi 2014

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aprender de los demás, es todo; es evidente que México no conseguirá ninguna medalla, mucho menos algún récord mundial; por octava ocasión México será un mero aficionado más, que al menos tendrá un representante en primera fila.

Lo curioso es quien será el representante de México, nuevamente el controvertido príncipe Hubertus of Hohenlohe-Langenburg, quien es todo un personaje conocido a nivel mundial, no solo por ser el más longevo esquiador, sino también por su extravagante vida que contrasta con la familia real a la cual pertenece.

Proveniente de la familia real de Württemberg, un extinto principado germánico, nació en México, por casualidad, hace más de 55 años, y aunque solo estuvo en nuestro país hasta los 10 años, mantiene la nacionalidad mexicana, además de la austriaca y la alemana.

El príncipe Huburtus, es además fundador de la Federación Mexicana de Esquí, y ha representado a nuestro país en 5 juegos olímpicos y 15 campeonatos mundiales; en los pasados juegos olímpicos fue el jugador más viejo en competir, situación que se acentuará en Sochi 2014. En 2005, además de romper los récords de más participaciones de campeonatos mundiales, se rompió también las rodillas en un aparatoso accidente que no lo hizo desistir del ski alpino, su especialidad deportiva.

Y es que el príncipe no es conocido en el mundo unicamente por su talento deportivo, el miembro de la realeza también es famoso como fotógrafo, conductor de televisión y hasta estrella del pop, en países como Austria donde tiene incluso un grupo de fans que lo siguen.

Entre las estrellas que ha fotografiado destaca Zinedine Zidane y la nadadora Charlene Wittstock, con quien incluso realizó algunos proyectos de moda, antes de que se convirtiera en la esposa de Alberto II, el heredero al trono de Mónaco.

Aunque el papel de Huburtus a pesar de todo es mucho más digno que el realizado por la Federación Mexicana de Deportes Invernales, pues el príncipe hizo un gran esfuerzo para conseguir las marcas y clasificarse a los olímpicos, y aunque sabe que no está en condiciones de competir por los mejores tiempos, hace un esfuerzo para mantener vivo el espíritu olímpico en países sin gran tradición alpina, como México.

El mismo príncipe criticó el papel de la federación en una reciente entrevista realizada por Excelsior, “Sería bonito tener un equipo más grande. Lo que pasa es que cada cuatro años los procesos clasificatorios son más difíciles, y si no logramos dar más apoyo a los deportes de invierno, va a ser complicado calificar a más gente”.

Y es que en México ya se ha convertido en algo normal la vergonzosa participación de la delegación mexicana, no existen grandes exigencias ni condiciones que permitan un crecimiento del deporte en México; y aunque algunos utilicen justificaciones geográficas, hay datos que demuestran ejemplos sobresalientes de países con peores condiciones que las mexicanas y que han realizado mejores actuaciones en la justa olímpica.

Por ejemplo países latinoamericanos como Argentina o Chile tiene más del doble de participaciones que México, cuyo índice de participación en los olímpicos es equiparable a naciones como Costa Rica, Jamaica o las Islas Virgenes, además de que nunca se ha conseguido alguna medalla, situación que difiere con países más limitados como Corea del Norte, Uzbekistán, Eslovaquia, Nueva Zelanda, Luxemburgo, Letonia o Rumanía.

Las cuestiones geográficas no deberían ser pretexto, pues países como Australia o Liechstentenstein no tienen más zonas alpinas que México, en cambio ellos ya cuentan con 17 participaciones y 9 medallas cada uno, para México será apenas la 8a participación olímpica, si a eso se le puede llamar lo que será la 6a carrera de slalom del príncipe.

La aparición de Huburtus servirá unicamente para mejorar el índice de participación, sin embargo las esperanzas mexicanas radicarán en no quedar en último lugar de la competición.

Los olímpicos anteriores el príncipe quedó en antepenúltima posición en las dos competencias en las que participó, aunque se le reconoce el mérito de haber finalizado entre aquellos que terminaron la carrera sin ser descalificados, pues entre un 20 y 30 por ciento de los competidores iniciales ni siquiera terminan la competencia.

Los juegos olímpicos de Sochi serán espectaculares, seguramente los más sorprendentes de la historia, no solo por los escenarios de primera calidad sino por el alto nivel de competencia, sin embargo México seguirá siendo solo un aficionado más.

En los días previos, una optimista federación afirmó que había cuatro competidores con posibilidades de acceder a la justa olímpica, sin embargo el silencio reinó a partir de la confirmación de un único clasificado mexicano.

Habrá que revisar el trabajo realizado, con miras a afinar un proyecto que garantice mejores resultados para el deporte nacional, pues nuevamente será un extranjero quien tenga que sacar la cara por México, y eso, debería ser motivo de preocupación.

 

Raúl Flores Durán

Huellas de México

 

 


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *