Expertos de la ENCRyM colaboran en montaje de la exhibición Delirios Urbanos

Publicado: Domingo, 21 de enero del 2018
ComparteShare on Facebook118Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Un grupo de especialistas pertenecientes a la Escuela Nacional de Conservación Restauración y Museografía se encargó del diagnóstico y montaje de la exhibición Delirios Urbanos, en la galería El cuarto de máquinas.

Las obras de arte contemporáneo que conformaron la muestra son creación de diferentes artistas, Anibal Catalan, Blanca González, Cirse Irasema, Rolando Jacob, Jimena Schlaepfer y Daniel Ventura. El concepto es una crítica a la dinámica de las ciudades en la que el interés capitalista modela la convivencia.

En el proceso de montaje, las titulares del Seminario Taller de Restauración de Arte Moderno y Contemporáneo, Lizeth Mata y Claudia Coronado, decidieron parte de los materiales en la exhibición, establecieron las condiciones para manipulación de las piezas y coordinaron al grupo de estudiantes de la ENCRyM, integrado por Ana Elena Vivas, Yamile Contreras, Roció Mota, Astrid Sánchez y Juan Pablo Morales.

Así mismo, Josefa Ortega, curadora de la exhibición, y profesora en Historia del Arte, determinó la ubicación de las obras a fin de permitir la adaptación con la galería.

DSC_0207-min

Durante una visita guiada el 20 de enero a El cuarto de máquinas, los estudiantes del STRAMC explicaron los trabajos expuestos, así como el papel de las profesoras y los artistas.

La serie Paisajes Invisibles -papel y grafito- de Blanca González, es una representación de la transformación de las zonas rurales a urbanas. Astrid Sánchez informó que su labor consistió en evitar perforaciones en el papel, por lo que se sostuvo a los dibujos con imanes, no se emplearon fijativos, y se utilizaron de guardas de papel.

DSC_0214-min

Ana Elena Vives asistió a Daniel Ventura en la instalación de Vértices, constituida por dos obras distintas, la primera, un conjunto escultórico integrado por cubos de chapopote, cemento y metal, y la otra, una propuesta gráfica. Vértices I y II en suma significan el desorden y crecimiento desigual de la ciudad.

“Las esculturas creadas en forma de cubo son piezas densas, así que se requirió la colocación de esquineros para su traslado” explicó Ana Elena Vives, quien participó en la elaboración del manual de montaje, el registró de los objetos, e hizo un levantamiento por niveles.

Progresión inversa –elaborada con la técnica acrílico sobre madera- simboliza vistas de conjuntos habitacionales de la Ciudad de México y Monterrey, tales obras de Rolando Jacob fueron acomodadas con ayuda de Juan Pablo Morales.

La serie de Puertas estilo americano, de Circe Irasema cuestiona la existencia de las casas seriadas, en estas cuatro pinturas de caballete de 77 cm x 210 cm se realizaron arreglos en una pared de tabla roca, y para mantenerlas sobre la superficie se utilizaron taquetes.

Con Jimena Schlaepfer, y su trabajo Tiempos cruzados  (conformado por gráfica de madera recortada, cerámica y acrílico) los restauradores realizaron la instalación de luces estroboscópicas, las cuales generan un fenómeno de interacción entre las figuras de acrílico que representan a humanos y especies de la cuenca del Valle de México.

El montaje de la exhibición Delirios Urbanos en colaboración con el STRAMC tuvo una duración de una semana y media, e implicó un dialogó con los artistas a fin de generar propuestas para no dañar las obras, mantener sus condiciones y permitir su manejo.

ComparteShare on Facebook118Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *