Ángel de la Independencia, estable

Las afectaciones menores serán atendidas de inmediato por las instancias involucradas en su conservación
ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

Derivado del  sismo del 7 de septiembre de 2017,  se realizaron diversas visitas técnicas a la Columna de la Independencia sin detectarse afectaciones. A raíz de los sismos del 19 y 23 del presente, el pasado martes 26  de septiembre se llevó a cabo un recorrido al que asistió  personal del  Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y la Delegación Cuauhtémoc.

En esta visita no se detectaron daños en los pavimentos de mármol, en la obra escultórica de bronce y mármol, ni en la Victoria Alada. Sin embargo, se apreció un fenómeno de golpeo interior del cilindro en la sexta hilada de sillares, similar al que se detectó en 2005-2006 en los sillares de cantera a la altura de la tercera hilada. En ese entonces se optó por inyectar las piezas afectadas para su consolidación.

En esta ocasión las instituciones involucradas solicitarán a una empresa especializada trabajar el proyecto para atender lo que se detectó en esta última revisión.

Ciudad de Mexico

ANTECEDENTES

Entre 1906 y 1957 los sillares de cantera que conforman el fuste cargaban su peso y tenían una función estructural. En 1957, después del sismo, el ingeniero Samuel Ruiz le colocó un cilindro de acero y al centro una escalera al mirador, lo cual mejoró el comportamiento estructural de la columna.

La Columna de la Independencia, declarada monumento artístico el 4 de mayo de 1987, forma parte de la infraestructura de la Ciudad de México y el Gobierno de la Ciudad es el responsable de su custodia y conservación. El INBA tiene el compromiso de garantizar su salvaguarda como instancia federal normativa, por dictado de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

El INBA ha participado en sus restauraciones en 1982, en los años 90, y entre 2005 y 2006, conjuntamente con la Seduvi y la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México.  Por lo anterior, tanto en los archivos en la Dirección de Arquitectura  y Conservación  del Patrimonio Artístico Inmueble (DACPAI) como en el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), así como en la Seduvi, se cuenta con información y antecedentes documentales e historial de los daños e intervenciones.

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0Email this to someone

Written By Max Vite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *