Ismael Rodríguez siempre quiso tener una sala con su nombre

junio 5, 2015 By Ulises Navarrete

Ismael Rodríguez siempre quiso tener una sala con su nombre

Comparte
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

El productor y director de 91 películas, Ismael Rodríguez “debe estar muy contento allá arriba porque se le sigue reconociendo”, aseguró su hijo Ismael Rodríguez, tras el homenaje realizado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en memoria del cineasta.
El reconocimiento incluye la edición del libro autobiográfico Memorias, la exposición fotográfica Cámara ¡Acción! Ismael Rodríguez: una vida en el cine, un ciclo de proyección con nueve de sus películas más importantes y la nominación de la Sala 8 de la Cineteca Nacional con el nombre de Ismael Rodríguez.
“Él toda la vida quiso tener una sala de cine con su nombre, pero a mí se me hace más significativo que sea en la sede del cine nacional, en la Cineteca Nacional, como lo exprese el día que nos hicieron el favor de acompañarnos, de estar mi gran, gran, gran amigo y admirado Rafael Tovar y de Teresa, así como toda la gente que acompañó con cariño, porque fue una verdadera expresión de cariño hacia mi padre, hermosísima”.
En entrevista, agradeció al Conaculta y a la Cineteca Nacional este reconocimiento que regresará a la pantalla grande algunas de las películas más emblemáticas de su padre, además del libro que aterriza y consolida con gran estilo todos los escritos de su padre que ahora además, “ya tiene su nueva casa y es en la sede más importante, que es la Cineteca Nacional, ahí va a estar acompañado por toda la gente que estuvo con él en los inicios del cine mexicano”.
Adicionalmente, dijo, la exposición quedó hermosa, pues los trabajadores de la Cineteca “hicieron todo, no porque tenían que hacerlo, sino con cariño, con gusto” y más allá del carácter oficial del homenaje, “siento que se desbordó y hubo una energía de mucho cariño hacia don Ismael Rodríguez”.
Y es que, dijo, se dieron cita muchos de los seguidores de su padre, cuya actividad cinematográfica le valió ser galardonado con 275 premios internacionales, ya que supo llevar al cine la cultura mexicana.
“Él vio a Pepe el Toro, vio a La Chorreada, a La Guayaba y La Tostada, su legado fue imprimir los personajes, hechos reales de acuerdo con sus vivencias, porque él aterrizó cómo era nuestra cultura, cómo eran y cómo somos los mexicanos. En lo único que hemos cambiado es la forma de hablar, pero seguimos siendo los mismos, en todos los hogares medio, bajo y alto, existe Pepe el Toro, existe La Chorreada, existen todo esos personajes tan ricos que él tomó del pueblo, por eso le decían el director del pueblo”.
Su padre, comentó, “era un hombre hipersensible, un hombre que le caminaba la cabeza todo el día y vivía su mundo; estudiaba mucho a la gente, y de ahí sus historias, a él le regocijaba ver que nuevas generaciones continuaran. Él apoyó a mucha gente y decía que el buen cine era el que uno veía en su país, que lo demás eran otras culturas y otras cosas, el material americano, decía, son muchos cuetes, mucha pólvora y muchos pedos”.
Aunque tras la muerte de su padre, acaecida el 7 de agosto de 2004, Ismael Rodríguez hijo se había propuesto continuar con el legado fílmico de su padre y producir los guiones inéditos que dejó el cineasta, advirtió que ha tenido que posponer esta tarea debido a la falta de condiciones propicias.
Y es que, refirió, producir una película es algo verdaderamente titánico y lamentablemente no hay escaparates para sacar las cintas, pues el sistema de distribución no brinda espacio suficiente para su proyección y en ocasiones cintas mexicanas de gran calidad sólo son exhibidas durante cinco días en las salas de cine.
Ismael Rodríguez hijo apuntó que en su época, su padre triunfó con películas mexicanas en el extranjero, a diferencia de lo que pasa actualmente, en que cineastas mexicanos triunfan en otros países “porque los despreciaron aquí en México, tuvieron que irse para allá, para tener la oportunidad de buena exhibición y buen dinero para realizar una película, ¿no es grotesco?”.
Aunque “hay guiones divinos que dejó mi padre en el tintero”, ricos en valores humanos y de que su hijo, Ismael Rodríguez tercero también es cineasta, no se ha decidido a realizarlos, porque “caray, agarrar un guión de esos y darle en la torre para que no se exhiba, por eso no he querido producir”.

AGB


Comparte
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *