Reforma Política del Distrito Federal

Reforma Politica
ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

La inminente aprobación de la Reforma Política de la Ciudad de México significa la reactivación de la llamada transición democrática y es el resultado de los movimientos sociales de trabajadores, trabajadoras como médicos, ferrocarrileros y estudiantes especialmente los del 68, las madres que exigen la aparición de sus hijos, así como los vivienderos que dejó el terremoto, al igual a los estudiantes que defienden la educación pública y gratuita, así como los vecinos que se oponen al desarrollo inmobiliario sin planificación y los que en nuestros días se pronuncian contra la privatización del espacio público.

Es a ellos a quienes ha de ser atribuida esta transformación política, no así, a un legislador o partido en particular, el político o partido que quiera apropiársela necesariamente estará negando la historia y el poder de la movilización crítica de los capitalinos.

La transición política que tuvo su expresión en 1997 cuando por primera vez se eligió al Jefe de Gobierno del Distrito Federal y en el año 2000 a los Jefes Delegacionales, siendo en su momento un significativo avance pero a menos de dos décadas evidencia la degeneración del poder ejercido por una sola persona y su consecuente abuso marcado por la discrecionalidad de su naturaleza difusa, esto es corrupción y clientelismo.

El avance democrático de la ciudad se mide a partir del acotamiento a la poderosa Presidencia de la República que era la que gobernaba  a través de su Departamento sin importar la opinión de los ciudadanos.

Hoy estamos ante un avance más en la independencia de la Ciudad de México; que mediante la reforma a 50 preceptos constitucionales convertirán a la capital del país en la Ciudad de México, la cual contará con autonomía plena y su propia constitución, misma que deberá ser aprobada por la Asamblea Constituyente a más tardar el 31 de enero de 2017.

Con la Reforma Política las delegaciones se erigirán en Alcaldías adquirirán independencia y accederán a los fondos de municipalidad que marca la Ley de Coordinación Fiscal tal y como funciona cualquier municipio del país; por ejemplo es incomprensible que la delegación Iztapalapa con un número mayor de habitantes reciba prácticamente la mitad de recursos que Guadalajara. Además de no poder acceder de forma directa a los fondos federales y no tenga la libertad de administrar de manera independiente sus recursos para las áreas prioritarias a diferencia de cualquier municipio.

Ahora, si bien la Reforma política es un gran avance no se queda ahí, aún faltan muchas cosas para alcanzar la democracia que la Ciudad y el país necesitan. La vía Constituyente es correcta lo malo es el modelo de cuotas en el que sólo 6 de cada 10 diputados serán electos directamente por la ciudadanía, siendo una Asamblea mochada, pese a ello esperemos que plasme el espíritu y las exigencias ciudadanas.

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone

Written By Ulises Navarrete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *