agosto 3, 2014 By Huellas de México

Se les muere franelero detenido a la fuerza en el DF

Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Ciudad de México, 3 de ago.- La Procuraduría del Distrito Federal informó que el franelero detenido en la colonia Guerrero el pasado jueves murió por un infarto al miocardio y no por el sometimiento del que fue objeto por parte de policías preventivos quienes se lo llevaron por la fuerza ante el Ministerio Público.

Detalló que la necropsia realizada por especialistas del Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal Superior de Justicia del DF confirmó que Carlos Larios de Dios no fue víctima de abuso policiaco, y que por el contrario, los estudios en química sanguínea comprobaron que el detenido había ingerido bebidas alcohólicas en exceso.

La captura de la víctima se realizó la noche del jueves pasado en las calles de Guerrero y Mosqueta, de la delegación Cuauhtémoc, después de que la policía acudió al llamado de auxilio que hizo el encargado de una tienda Oxxo; en un reportaje transmitido por Foro TV, se ve el testimonio de personas que afirman que el detenido había sido golpeado y hasta pateado en la cara.

Diversos medios manejan dos versiones principales, la primera donde se incriminaba a la víctima con miembro de banda de asaltantes que había ingresado a la tienda de conveniencia y, la segunda, refiere que trató de defender a tres jóvenes que fueron detenidos por los uniformados; ninguna de las versiones ha sido confirmado o desmentida por la PGJ.

Familiares grabaron la acción de los policías, mientras el franelero era remitido a la fuerza.

Aunque se solicitó ayuda médica porque el detenido afirmó que se empezó a sentir mal; los paramédicos solo llegaron para certificar el fallecimiento, mientras que el Ministerio Público ordenó la detención de los cuatro elementos de la SSPDF para indagar un posible caso de abuso policial.

 

 

Redacción. Huellas de México

 

 

 


Comparte
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *