octubre 31, 2013 By

Injusto matar a toros en acto de dolor pleno

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Bajo el argumento de que las corridas de toros son una práctica inhumana que no tiene cabida en nuestra sociedad, la diputada local Ana Julia Hernández Pérez participó en el foro denominado “Foro bandera blanca”, en el que a través de varias mesas de discusión se analizó la pertinencia de prohibir las corridas de toros en el DF.

Tras exponer y rebatir los principios básicos de los encierros de toros, la también líder de la corriente ADN del PRD en el Distrito Federal dijo que no es justo darle vida a un animal para quitársela en un acto pleno de dolor y crueldad, por lo que exhortó a sus compañeros asambleístas a legislar para poder cambiar las cosas con respecto a la llamada “la más bella de las fiestas”.

La presidenta de la Comisión de Desarrollo Metropolitano, con base en definiciones y argumentos de especialistas de arte, lengua y cultura, disertó sobre la llamada fiesta de los toros, dejando claro en todo momento la contradicción que existe entre el origen de las palabras y la forma en que las han adoptado los aficionados a la tauromaquia.

La diputada Hernández Pérez confió que se logre la prohibición de las corridas de toros “para que podamos cambiar las cosas en el DF, necesitamos estar unidos todos los que pensamos respaldar esta propuesta, sólo unidos y comunicados podremos alcanzar la mayoría de las voluntades para lograr que se apruebe esta iniciativa”.

Y agregó que ella, como presidenta de la Comisión de Desarrollo Metropolitano, impulsará la iniciativa de prohibir la fiesta brava en las entidades vecinas con la certeza de que continuarán replicándose en el resto del país las reformas que han sido votadas y aprobadas inicialmente en la ALDF.

Con el tema “¿El gusto por la costumbre, puede ser llamada  cultura?”, la legisladora local describió que las tradiciones deben ser soporte de lo que nos define y construye, pero también de lo que esperamos en el futuro, sin embargo la pretendida racionalidad de nuestra sociedades y los nobles objetivos pacíficos en el mundo estarán amenazados si permitimos que las corridas de toros sean fundamento formativo de las nuevas generaciones, sobre todo por los rasgos de violencia que se presentan en el desarrollo de una tarde en un ruedo.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *