abril 2, 2015 By Ulises Navarrete

Chicxulub explicará evolución del planeta; investigadores llegarán al fondo de cráter

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En la costa de Yucatán, a kilómetro y medio de profundidad entre las rocas, científicos de varios países buscarán indicios para entender algunas de las condiciones que favorecieron la evolución del planeta, incluyendo el surgimiento y evolución de los seres humanos.
El propósito es identificar con certeza los procesos que ocurrieron en la Tierra luego que un meteoro de casi 14 kilómetros de diámetro chocara en la zona donde se encuentra la Península de Yucatán.
Así como identificar procesos que ayuden a entender problemas que se enfrentan en el planeta, como el cambio climático, las corrientes marítimas en la zona costera del Golfo de México y el Caribe, entre otros fenómenos que van más allá de la más conocida hipótesis sobre las causas de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años.
El grupo de 30 investigadores que conforman el Proyecto Científico de Perforación del Cráter de Chicxulub provienen de México, Canadá, Japón, Estados Unidos, Alemania, Francia, Austria, España y Puerto Rico, y permanecieron durante algunos días en Yucatán para planear “sobre el mismo cráter” qué sigue.
Cabe señalar que los estudios llevan casi 21 años e incluiyen mapeos, estudios satelitales, proyecciones ecográficas, además de perforaciones, toma de muestras, análisis de las rocas y capas de suelo extraídos principalmente de Yucatán. La siguiente está en el mar: lo más cercano al centro del cráter.
La expectativa es que en abril de 2016 quede instalado un barco-plataforma de perforación a unos 40 kilómetros al noroeste de puerto Progreso, desde donde se taladrará un kilómetro y medio del lecho bajo el mar para tomar diversas muestras y llegar al nivel del suelo en el que originalmente golpeó el meteoro.
Con fondos diversos y financiación internacional, el Proyecto Científico de Perforación del Cráter de Chicxulub invertirá 10 millones de dólares.
Sobre las expectativas científicas, el investigador de la Universidad de Texas, Sean Gulick, explicó que son tres las principales directrices que sigue y ha seguido el proyecto desde hace 21 años:
1. Entender cómo ocurre un evento de extinción masiva como el que provocó todos los cambios en el planeta hace 65 millones de años aproximadamente: ¿cómo se generó la desaparición de miles de especies y cómo esas mismas condiciones que provocaron destrucción hicieron posible el surgimiento de más vida?
2. Documentar cómo ocurre el impacto en sí, su mecánica. La ventaja del Cráter de Chicxulub para realizar una investigación así es su posición y las posibilidades de tener acceso a su formación original, lo que no ocurre con otros escenarios similares en el planeta Tierra.
3. Entender ¿qué pasó después?, ¿cómo se afectó el hábitat?, ¿qué condiciones específicas permitieron la continuidad de la naturaleza en la Tierra y cuáles en ese origen de otras formas de vida terrestre son similares a las que existían cuando inició previamente la vida en la tierra y las que existen actualmente?


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *