octubre 31, 2014 By Redacción Huellas

A los Tyrannosaurus rex les gustaba jugar

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Washington, Estados Unidos a 31 de octubre.- El investigador Bruce M. Rothschild (University of Kansas & Northeast Ohio Medical University) recientemente describió un nuevo comportamiento deducido a partir de las marcas de dientes observadas en los cóndilos occipitales de ceratopsios (dinosaurios armados con cuernos).

De acuerdo con algunos datos en los que se basa; en los yacimientos que contienen unos pocos huesos con marcas de dientes aisladas producidas por dinosaurios carnívoros no se encuentran evidencias de aprovechamiento alimenticio de las supuestas presas (como lo serían la presencia de huesos astillados, de fracturas con forma espiral en las cañas de los huesos largos o de perforaciones profundas producidas por dientes). En ese sentido, las raspaduras producidas por dientes no se producirían como consecuencia de comportamientos de carroñeo o depredación.

Al respecto, las marcas de dientes aisladas que se observan únicamente en el cóndilo occipital de varios ceratopsios del Cretácico Tardío serían incompatibles con actividades de alimentación, según Rothschild, ya que el cóndilo carece de valor nutricional al no contener médula ni poseer inserciones musculares. La inaccesibilidad a esta parte del cráneo en animales completos exige, por otra parte, que los cráneos estén desarticulados del cuello para poder actuar sobre dichos cóndilos.

Por lo que, la explicación que encuentra el investigador de las pruebas de interacciones aportadas por los esqueletos de ceratopsios es que a los individuos de Tyrannosaurus rex les gustaba jugar y, consecuentemente, que el hábito de jugar se remonta, al menos, hasta hace 66 millones de años. No obstante, Rothschild refiere que tal hábito nunca podrá ser científicamente probado, sino únicamente propuesto a partir del razonamiento deductivo según el cual no puede identificarse ninguna actividad práctica para explicar determinadas estructuras.

 

 

Redacción. Huellas de México


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *