diciembre 17, 2013 By Huellas de México

Descubren rastro de diamantes en la Antártida.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las montañas heladas de la Antártida escondían un secreto que acaba de desvelar un equipo internacional de científicos: la presencia de diamantes en su interior. Los autores de esta investigación, que se acaba de publicar en la revista Nature Communications, han comprobado que en el continente blanco hay kimberlita, un tipo de roca que se sabe que contiene esta piedras preciosas.

Esta roca, cuyo nombre proviene de la localidad sudafricana de Kimberley, donde la abundancia del mineral desencadenó la gran fiebre de diamantes en el siglo XIX, se ha hallado en las laderas del Monte Meredith, en las montañas de Prince Charles (Este de la Antártida).

«Es la primera vez que se detecta kimberlita auténtica en la Antártida», aseguran los científicos en su estudio.

Los diamantes se forman a partir de carbono puro bajo el calor extremo y la presión a una profundidad de unos 150 kilómetros en la corteza terrestre. Las erupciones volcánicas acercan estas valiosas piedras a la superficie y, por lo general, se conservan en kimberlita. A través de esta roca se han encontrado importantes yacimientos de diamantes en varias regiones del mundo, incluyendo África, Siberia o Australia.

Minería prohibida

Los científicos podrán extraer muestras para verificar su teoría, ya que sus fines son meramente científicos, pero, aunque se descubra un yacimiento de diamantes en el continente helado, éstos no podrán ser explotados con fines económicos, al menos hasta 2041. El Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente del Tratado Antártico añadió, en 1991, la prohibición de cualquier actividad relacionada con la extracción de recursos minerales si el fin es comercial, durante al menos 50 años.

«Es probable que nadie se oponga a la extensión de esta prohibición, a pesar del hallazgo potencial de diamantes en la Antártida», asegura Nature Communications en un comunicado.

Sin embargo, otros expertos no lo tienen tan claro. «No sabemos lo que los firmantes del Tratado Antártico opinarán sobre la posibilidad de explotar minas tras 2041, o las tecnologías que podrían existir para que la extracción de minerales fuera económicamente viable«, explicó Kevin Hughes del Comité Científico sobre la Investigación Antártica, en declaraciones a Reuters.

En todo caso, muchos geólogos dudan que la explotación de minas de diamantes pueda ser un objetivo económicamente rentable, teniendo en cuenta la lejanía, el frío y la oscuridad del territorio antártico.

 

 

Fuente: elmundo.es


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *