Nace la Ciudad de México, sin agua, pero con ola de burocracia

aguadfa
ComparteShare on Facebook4Tweet about this on Twitter7Share on Google+0Email this to someone

Ciudad de México, 29 de ene.- Finalmente este día pasará a la historia de la capital mexicana, como el día en que formalmente se promulgó la Reforma Política del DF, por medio de la cual se da origen a la Ciudad de México, al tiempo que se extingue el Distrito Federal.

Después de varios años de intensas negociaciones políticas, donde el PRD entregó todo a cambio de que le firmaran ésta, su única propuesta de gran calado, su única gran apuesta, hoy finalmente conquistan su tan laureada Reforma Política de la, ahora, Ciudad de México.

 

Pero en que consiste

La muerte del Distrito Federal por supuesto es subjetiva, las calles no perderán su color ni se desintegrarán edificios; el cambio es sólo en el papel, no obstante fue perseguido por el gobierno capitalino con mayor énfasis que cual otra de las prioridades de la ciudad.

Cabe señalar que los cimientos de esta reforma, fueron establecidos desde 2009, en tiempos en los que Marcelo Ebrard Casaubón iniaba su tercer año como jefe de gobierno capitalino; fue entonces que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), creó una Comisión Especial para desarrollar el trazado de una Reforma Política del Distrito Federal.

A pesar de ello, la administración de Miguel Ángel Mancera y del PRD a nivel federal apostó gran parte de sus esfuerzos para conseguir esta reforma, la cual fue la principal demanda que el PRD ingresó en el Pacto por México, donde a cambio firmaron las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto, así como la legitimación de su proceso electoral plagado de irregularidades.

 

Pero porqué tanto interés del PRD en conseguir esta reforma

El PRD ha defendido a capa y espada la propuesta, aludiendo que se pretende que se reconozcan oficialmente los derechos de la ciudad como una entidad autónoma; no obstante partidos de oposición y organizaciones sociales han venido denunciando que en realidad se trata de una estrategia política para tratar de sostener una estructura donde se otorguen facultades extraordinarias a los partidos y de esta forma poder mantener el poder.

Así lo han denunciado organizaciones sociales como el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y el Instituto de Acción Ciudadana para la Justicia y la Democracia, quienes han criticado que la Asamblea Constituyente será conformada por partidos políticos y no por ciudadanos, quienes no tendrán representación efectiva para la nueva Constitución.

Desde 2008 el ex diputado perredista Alejandro Rojas Díaz Durán, escribió un libro sobre la Reforma Política del DF, basado en el eje de una nueva constitución, lo cual finalmente se concretará este 2016 con la asamblea constituyente que se convocará en junio de este año, y en la cual, aunque se pretende contar con el sufragio de la ciudadanía, sólo será para elegir a los postulantes que propongan los partidos políticos.

Para muchos se trata de la maniobra desesperada del PRD por no perder el DF en 2018, lo cual es una amenaza más que latente considerando que en las elecciones intermedias ya perdieron la mitad de las delegaciones que tenían bajo su gestión.

 

Una ola de burocracia

El mismo Leonel Luna ha reconocido públicamente que tan sólo la promulgación de la Ciudad de México, deberá generar la modificación de más de 150 leyes, así como toda la infraestructura, estatutos y hasta el diseño de múltiples organismos que incluían las siglas DF, y que ahora deberán cambiar por Ciudad de México.

Esta reforma representan un alud de cambios en los que estarán trabajando los próximos meses y hasta años la maquinaria burocrática de la capital del país.

 

¿Esto es lo que esperaba la ciudadanía del DF?

Resulta paradójico que la promulgación de la reforma aprobada por el Congreso en diciembre pasado llegue en momentos en que la Ciudad de México sufre la suspensión del abasto de agua del Sistema Cutzamala, el más importante de la ciudad, lo cual nos recuerda graves problemas pendientes en la agenda del gobierno capitalino, uno que debería ser de primera necesidad, que es el abasto de agua, lo cual aún no se ha podido garantizar, ante la creciente sobreexplotación de mantos acuíferos, asunto que podría generar consecuencias catastróficas. A pesar de ello Mancera sigue sin intervenir en ecocidios que atentan aún más contra los mantos acuíferos, como el ecocidio y epistemicidio que se pretende concretar con la Higa autopista Aeropuerto de Toluca – Las Lomas Naucalpan.

Encuestas sobre el tema revelan que los capitalinos tienen mayores preocupaciones que una reforma política, de hecho hasta hace unos meses la mitad de los habitantes desconocía el contenido de dicho proceso de renovación.

Y mientras el agua sigue escaseando, en Tepito sigue operando el crimen organizado de forma masiva, el DF ya tiene su Reforma Política, lo que pone en evidencia las verdaderas prioridades de la presente administración.

 

David Galeano. Huellas.mx

ComparteShare on Facebook4Tweet about this on Twitter7Share on Google+0Email this to someone

Written By David Galeano X.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *