El Nacimiento y el árbol, tocan el corazón del más pobre: Francisco

VATICANO.- El Nacimiento y el árbol, son signos característicos de la Navidad, tocan el corazón de todos porque brindan un mensaje de esperanza, incluso para aquellos que son incrédulos, afirmó el Papa Francisco al recibir en la Sala Clementina del Palacio Apostólico a las delegaciones de las ciudades de Verona y Catanzaro, las cuales obsequiaron las piezas para el pesebre que adornarán la Plaza de San Pedro en estas fiestas decembrinas.
“El pesebre y el árbol de Navidad son signos navideños siempre sugestivos y queridos en nuestras familias cristianas: ellos recuerdan el misterio de la encarnación, el hijo de Dios hecho hombre para salvarnos y la luz que Jesús ha traído al mundo con su nacimiento.
“Pero el pesebre y el árbol tocan el corazón de todos, también de aquellos que no creen, porque hablan de fraternidad, de intimidad y de amistad, llamando a los hombres de nuestro tiempo a redescubrir la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad”, agregó el pontífice quien agregó que los símbolos de la Navidad son una invitación a la unidad, a la concordia y a la paz.
Cabe señalar que el abeto de 25 metros y el pesebre permanecen ya junto al obelisco central de la Plaza de San Pedro, y serán inaugurados oficialmente la tarde de este viernes.