Banxico descarta caída de finanzas por el cambio de poderes

diciembre 1, 2018 By huellasmstong

Banxico descarta caída de finanzas por el cambio de poderes

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Andrés Manuel López Obrador será presidente de la República, oficialmente, en el primer minuto del 1 de diciembre. Sin embargo, luego de su elección se apoderó de la vida pública y con acciones o declaraciones ha tenido impacto en diferentes aspectos.

La moneda mexicana es testigo de ello.

De acuerdo con Bloomberg, un día después de la elección que ganó AMLO con más de 50 por ciento de los votos, el tipo de cambio cerró a ‘nada’ del piso de los 20, en 19.95 pesos por dólar.

Sin embargo en las semanas siguientes el peso se subió a un carro de la ‘montaña rusa’. Por ejemplo, el viernes 6 de julio, el dólar había bajado hasta los 19.05 pesos. Pero meses después, el 28 de noviembre, el ‘billete verde’ se ubicó en los 20.29 pesos.

Aunque estas fluctuaciones en el tipo de cambio no solo se vieron después de la victoria de López Obrador. De hecho se vieron desde antes.

A mediados de abril, ya con las campañas electorales en desarrollo, el dólar llegó a estar en 18.04 pesos. Dos meses después, con las contiendas presidenciales en apogeo y con tensiones internacionales como la renegociación del TLCAN y amenazas de aranceles, el dólar alcanzó su máximo nivel del año: 20.87 pesos.

Variaciones por doquier. ¿Culpa de AMLO? No del todo. Los incrementos y depreciaciones en el tipo de cambio dependen de múltiples factores, entre los que puede estar la política y economía nacionales, pero también sucesos que acontecen fuera de México.

“El tipo de cambio depende de un sinfín de factores, entre los que se encuentran los fundamentales económicos de México. Pero también mucha de la determinación del tipo de cambio viene del exterior”, dijo Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, en entrevista con El Financiero.

A pesar de que las variaciones en el tipo de cambio son multifactoriales, la directiva de Banco Base identificó algunos momentos en los que decisiones de la administración entrante y propuestas de la actual Legislatura causaron movimientos relevantes en el valor del peso frente al dólar.

¿En cuáles momentos sí fue referente AMLO en el tipo de cambio y en cuáles no? Aquí te presentamos algunos.

Mitad de año: el peso y su punto más alto de 2018

La semana del 11 al 15 de junio es uno de los mejores ejemplos para mostrar que los factores que afectan al tipo de cambio son múltiples. En otras palabras, en estos días pasó de todo y el peso lo reflejó de forma importante.

El 14 de junio, el dólar cerró en 20.8799 pesos, su nivel más alto de 2018. ¿Qué pasó para llegar a esto? Vayamos al mes pasado.

El último día de mayo, Estados Unidos impuso aranceles al acero mexicano, canadiense y europeo, una medida que resaltó la incertidumbre en los mercados internacionales. Después de ello, México devolvió el ‘golpe’ el martes 5 de junio con aranceles a Estados Unidos. En estos días, el dólar se encaminaba a los 20.50 pesos por unidad.
A partir de este punto, el dólar estaba subiendo en un ‘elevador’, en donde los acontecimientos internacionales fueron la principal causa de estos incrementos.

El martes 12 de junio se llevó a cabo el tercer y último debate presidencial de México. Ese día el candidato de ‘Por México al Frente’, Ricardo Anaya, reveló en el debate documentos que mostraban que el Gobierno de la Ciudad de México en el sexenio de AMLO entregó contratos a José María Rióobo, que es cercano al presidente electo. Obrador no lo negó y Rióobo dijo que fueron contratos para planeación, no para construcción.

Un dólar casi en los 21 pesos cumplió, además, con una de las ‘predicciones’ de Juan Carlos Alderete, economista senior de Grupo Financiero Banorte, quien dijo a El Financiero que en las últimas tres elecciones presidenciales de México el tipo de cambio alcanzó su punto más alto dos semanas antes del día de la contienda electoral.

Últimos días de junio: final de campañas presidenciales y elecciones
El 25 de junio, el dólar se encontraba en 19.89 pesos por unidad. Dos días después, el 27 de junio, que marcó la fecha del cierre oficial de campañas y en específico la de López Obrador en el Estadio Azteca, el dólar se fue hasta los 20.17 pesos

Antes del cierre de la campaña presidencial, algunas instituciones abogaron por la estabilidad para fortalecer al peso.

Banxico descartó caídas en mercados si López Obrador ganaba las elecciones. “A lo mejor podríamos ver algo de volatilidad, algo de movimientos, pero deberían de ser bastante moderados”, dijo Jaime Cortina, director general de Operaciones y Sistemas de Pagos de Banxico, el 26 de junio.

En tanto, Citigroup declaró que una victoria de López Obrador no significaría deterioro macroeconómico en México, debido a cuentas fiscales estables y déficits externos contenidos.

Y llegó el día. El 1 de julio, tiempo antes de las primeras encuestas de salida, los candidatos José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón aceptaron la derrota. López Obrador ganaba los comicios con más de 20 puntos de distancia con el segundo lugar.

Un día después de la elección, el 2 de julio, el dólar cerró casi en los 19.95 pesos, cinco centavos más que su cierre previo del 29 de junio.

Casi 20 pesos por dólar en este punto. Pero, para el viernes 6 de julio, la moneda mexicana se fortaleció a los 19.04 pesos por dólar luego del discurso de apoyo a AMLO hecho por empresarios como Claudio X. González, Daniel Servitje, María Asunción Aramburuzabala, Eduardo Tricio, entre otros.

Octubre de ‘terror’: el adiós al NAIM
Uno de los momentos de más presión para el peso llegó con López Obrador ya como presidente electo.

El viernes 19 de octubre, Fitch bajó la perspectiva de la calificación de Pemex de estable a negativa, con lo que el dólar llegó a los 19.28 pesos y para el lunes 22 de octubre, el dólar cerró en 19.40 pesos.

Esta fue una variación importante en el tipo de cambio, según Gabriela Siller, aunque significó apenas el parteaguas de lo que vendría en días siguientes.

“Vimos que el tipo de cambio del peso empezó a tener depreciaciones aceleradas, primero, cuando se degrada la (perspectiva de la) calificación crediticia a Pemex precisamente por los proyectos que trae la siguiente administración, pero, podríamos decirlo así, la ‘superdepreciación’ se dio el lunes siguiente a la consulta pública tras la declaración de López Obrador de cancelar el NAIM, ahí es donde empezaron fuertemente”, comentó Siller.

El lunes 29 de octubre, el día que se informó del resultado de la consulta pública sobre el destino del nuevo aeropuerto, el peso tuvo su mayor caída en dos años (desde la elección de Donald Trump) por lo que el dólar regresó a cotizar por encima de 20 unidades.

El desempeño del peso frente al dólar fue tan bajo después de la cancelación del NAIM que la moneda mexicana se colocó ese día como la que tuvo el peor desempeño en el mundo, de acuerdo con datos de Bloomberg.

La cancelación del nuevo aeropuerto le dio un ‘golpe’ importante al peso en el décimo mes del año. El 31 de octubre, el tipo de cambio se fue hasta los 20.33 pesos por dólar. Además, octubre de 2018 fue el peor para el peso en 10 años.

A un mes de la Presidencia: comisiones bancarias y Afores
De acuerdo con la directora de análisis de Banco Base, además de la cancelación del nuevo aeropuerto hay otros dos momentos que afectaron la variación del tipo de cambio: las iniciativas de la actual Legislatura de eliminar comisiones bancarias y de suprimir las Afores, ambas dadas a conocer en noviembre.

“Las (iniciativas de) comisiones bancarias y la de las Afores son las que han causado las mayores volatilidades. (En cuanto a lo de las comisiones), la legislatura está llegando muy rápido a hacer cambios; y, por otro lado, se tenía idea de que no había un estudio detrás o que no se estaba haciendo de la manera más adecuada posible. Algunas de las propuestas en lo de las comisiones no se consideran que son buenas ni en el corto ni en el largo plazo para la economía mexicana”, dijo Siller.

La iniciativa, que plantea prohibir el cobro de comisiones a los bancos, fue presentada por Morena el jueves 8 de noviembre, cuando el dólar cerró en 20.19 pesos.

Al día siguiente, López Obrador se posicionó en contra de prohibir las comisiones bancarias, por lo que el ‘alma’ le volvió al peso, al cerrar en 20.13 unidades por dólar.

El terreno ganado por el peso el viernes 9 de noviembre se desvaneció el lunes 12 del mismo mes, día en el que el dólar se colocó en 20.36 pesos.

¿Qué fue lo que impulsó esta variación? El domingo 11 de noviembre por la noche, el senador de Morena, Ricardo Monreal, dijo que continuaría impulsando la iniciativa para modificar el esquema de comisiones de la banca, a lo que se sumó el fuerte repunte del dólar en el mercado internacional.

La propuesta de eliminar las Afores, que se dio a conocer el viernes 23 de noviembre, debilitó al peso, lo que se vio reflejado en la jornada del lunes 26, con un dólar que cerró en 20.63 unidades.

“A principios de octubre teníamos un tipo de cambio de 18.50, ahora el tipo de cambio máximo lo tuvimos ayer (lunes 26 de noviembre) de 20.63 pesos por dólar, y esto como consecuencia de que, después de las elecciones, el mercado le había dado el beneficio de la duda (a AMLO) y ahorita ya se lo quitó”, dijo Siller.

Un dólar por arriba de los 21 pesos
La directora de análisis de Banco Base dijo que la confianza perdida puede recuperarse, lo que se convierte en el reto de la administración entrante. Sin embargo, aun si se llegase a recuperar, es alta la probabilidad de superar los 21 pesos por dólar en el sexenio de López Obrador.

“Yo creo que es un reto importante para la siguiente administración devolver la confianza no solamente para que baje el tipo de cambio y vuelva a subir la Bolsa Mexicana de Valores, sino inclusive para cambiar la tasa de bonos, pues con esto se afecta a las finanzas públicas también (…). Es alta la probabilidad de que se toquen los 21 pesos por dólar porque ya se alcanzaron niveles de 20.63 (el lunes 26 de noviembre), rompiéndose una barrera importante que estaba en el 20.60. Entonces, sí es muy probable que se superen los 21 pesos por dólar”, dijo Gabriela Siller.

La directiva declaró que los mercados tienen “memoria de muy corto plazo”, por lo que es posible recuperar la confianza. Pero, si siguen ocurriendo momentos parecidos al de las comisiones, Afores o cancelación de proyectos como el NAIM, se “genera volatilidad en el tipo de cambio. La volatilidad en el tipo de cambio genera presiones sobre la inflación. Y las presiones sobre la inflación presionan a la tasa de interés. Y esto en ese sentido al consumo y a la inversión”.


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *