agosto 13, 2014 By Huellas de México

El ecocidio del Río Sonora no puede quedar impune

Comparte
  •  
  • 73
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    73
    Shares

Hermosillo, Sonora, 13 de ago.- A siete días del derrame comienzan a dilucidarse las catastróficas consecuencias del vertido tóxico generado por la mina Buena Vista del Cobre en Sonora, el cual terminó contaminando al menos dos ríos y provocando serias consecuencias en varias comunidades.

Se trata del «peor desastre ecológico en la historia de la entidad«, según el análisis de especialistas como Jaime Varela Salazar, profesor emérito de la Universidad de Sonora (UNISON), quien manifestó que la contaminación por metales pesados en los afluentes, es sumamente grave por las implicaciones que tiene en la salud de los humanos, además de que el trayecto atraviesa siete municipios, relató en entrevista para Excelsior.

La minera es propiedad de Grupo México, empresa con un amplio historial de estragos que van desde la peor tragedia minera en México, la muerte de mineros en Pasta de Conchos, hasta denuncias en otros países por sobornos y devastación del medio ambiente.

 

Los responsables de la devastación

Ante la gravedad del asunto diversos funcionarios han afirmado que tendrá que caer todo el peso de la ley contra la empresa responsable del derrame, el cual contaminó con ácido sulfúrico, mezclado con otros metales pesados como fierro, aluminio, arsénico, cadmio, cobre, manganeso y níquel, afluentes que son vitales para la población, motivo por el cual se ha tenido que implementar un plan de emergencia para abastecer de agua a diversas comunidades.

El vicepresidente de Relaciones Internacionales de la empresa Grupo México, Juan Rebolledo, manifestó que las lluvias fueron las culpables del derrame de químicos, no obstante su empresa asumiría la responsabilidad por los daños ambientales.

El funcionario manifestó en entrevista con López Dóriga, que la obra en realidad apenas estaba en construcción, y con las fuertes lluvias se rebasaron los represos, mismos que se desbordaron y fueron a parar al río Bacanuchi y posteriormente al río Sonora.

Aún no se confirma si hay daños también en otras zonas, pues el río Bacanuchi se encuentra a más de 8 kilómetros de distancia, como reconoció Rebolledo, quien resaltó la fuerza del agua.

La empresa se ha justificado afirmando que tomó acciones inmediatas y levantó un muro para evitar que continuara el derrame, además de dar aviso a las instancias correspondientes; no obstante autoridades locales informaron que recibieron el reporte hasta el día viernes, informó la agencia Notimex.

César Lagarda, director del organismo de cuenca noroeste de la Comisión Nacional del Agua (CNA), también fue severo con la empresa; “repruebo totalmente que hayan tenido una falla porque son especialistas en esto, evidentemente hay una falta de supervisión y que no hayan dado aviso oportuno de lo que sucedió eso se califica con sanciones severas, tan severas que ya estamos imponiendo multas y vamos a revisar todas las instalaciones”, señaló el funcionario en entrevista con Milenio.

El representante de la CNA también hizo hincapie que “ni siquiera es una anomalía, es una falla; la responsabilidad es ciento por ciento de la empresa, ellos son los depositarios, responsables de la calidad de las obras y de su operación», señaló.

Se detalló que Grupo México, tiene cinco días para entregar un plan de trabajo, además de que deberán contratar una empresa especializada para evaluar el daño ambiental, incluidos los cuerpos de agua; posteriormente tendrán que presentar un programa de muestreo de las aguas superficiales cada 15 días durante cinco años, así como también por algún periodo para las aguas subterráneas.

Lagarda reiteró además que la empresa deberá pagar los gastos realizados para controlar la contingencia y los daños a las cuencas, así como una multa de hasta 20 mil salarios mínimos.

 

La greve situación persiste

El gobernador del estado Guillermo Padrés, también afirmó que la mina debe pagar por los daños, además de reiterar las recomendaciones de autoridades federales en torno a no tomar agua de los pozos cercanos.

El derrame fue de cerca de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico con metales pesados y está afectando a los municipios sonorenes de Cananea, Arizpe, Banámichi, Baviácora, Aconchi y Ures.

Un análisis del laboratorio de calidad de la Conagua, publicado este martes, reveló que se han encontrado cantidades de Aluminio, Arsénico, Cadmio, Cobre y Fierro, superiores a las permitidas por la norma; es preocupante especialmente el Arsénico, el cual se encuentra casi 20 veces más del máximo establecido por la norma, así como el Aluminio que se encuentra en una cantidad 300 veces superior a lo permitido.

Diarios locales dan cuenta de los conflictos que se están generando, pues mientras que algunas personas están huyendo a otras poblaciones, otros más enfrentan problemas para abastecerse de agua purificada; el alcalde de Aconchi declaró que la ayuda aún es insuficiente, pues los 22 mil habitantes tienen problemas con el suministro del vital líquido desde hace cindo días.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), confirmó también que ha iniciado una investigación por las presuntas violaciones a los derechos humanos de habitantes de Sonora, ante lo cual el Ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, ordenó el traslado de visitadores adjuntos a fin de recabar información y atender de inmediato las quejas de las personas afectadas.

Arturo Rodríguez, subprocurador de Inspección Industrial de la Profepa, informó que ya se está intentando neutralizar las zonas más afectadas con cal, «Ahorita estamos haciendo un monitoreo de toda la zona para evitar más daños en la flora y fauna silvestre, lo normal ha sido que haya algunas zonas quemadas porque es lo que pasa con el ácido, sin embargo, lo hemos estado neutralizando con cal», indicó; por su parte la empresa afirmó que está colaborando con la instalación de planta potabilizadores móviles, para colaborar con la limpieza del caudal», aseveró.

 

Empresa con un controvertido historial

Grupo México es una empresa relativamente nueva, su estructura moderna fue fundada por Raul Antonio Escobedo y Germán Larrea Mota Velasco en 1988, y a partir de entonces ha crecido hasta convertirse en la más grande corporación minera de México, y el tercer mayor productor de cobre del planeta.

Una de las mayores catástrofes de las que ha sido responsable, es la muerte de 65 mineros en Pasta de Conchos, en uno de los procesos más lamentables de la historia de Coahuila y el país entero.

Investigadores como Jorge Lora Cam, también han denunciado el «ecocidio» que ha realizado la empresa en países como Perú; «el Grupo México opera en Perú con la misma política de las trasnacionales norteamericanas, destruyendo impunemente la naturaleza y la sociedad de los lugares donde opera. Para lograrlo, se vale del soborno generalizado de funcionarios y políticos de distintos niveles, a fin de no realizar las inversiones que
permitan reducir la contaminación atmosférica, de ríos, aguas subterráneas y mar del suroeste peruano», concluyó en un artículo científico publicado por la revista Quivera.

El académico también sintetiza su investigación argumentando: «Peor aún, esta empresa ha evitado durante 45 años el registro de enfermedades pulmonares las más evidentes y con mayor mortalidad a tra vés de inducir que el Ministerio de Salud no cree unidades de enfermedades bronco pulmonares en los hospitales, ni envíe especialistas en neumología. Ello, por supuesto, se traduce en muertes intencionales (¿genocidio?), por las cuales y por muchos motivos más, esta compañía debería ser juzgada en una corte internacional«.

Hace unos meses también diversas organizaciones defensoras de derechos humanos en México, denunciaron los actos de intimidación y hostigamiento que estaba realizando Grupo México en contra de la comunidad indígena totonaca de Olintla, Puebla, para imponer un hidroeléctrica.

De igual forma múltiples comunidades y colectivos han llevado acciones contra los «Proyectos de Muerte en Puebla», acusando también diversos megaproyectos mineros e hidroeléctricos de Grupo México, que están generando irreversibles daños.

No obstante, a pesar de las denuncias internacionales y domésticas, la empresa sigue cotizando de forma importante en los mercados internacionales, y operando sin mayores contratiempos.

El tiempo dirá si el crimen cometido en Sonora, representará verdaderamente una sanción ejemplar contra una empresa que sigue acumulando tanta devastación como capital.

 

 

Raúl Flores Durán
Huellas de México


Comparte
  •  
  • 73
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    73
    Shares

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *