diciembre 9, 2013 By

Activistas participan de SOS en defensa del Nevado de Toluca

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una tras otra se colocaron las personas hasta formar un “SOS humano”, ayer en la Plaza Ángel María Garibay, como un llamado de auxilio a las autoridades y a la población en general, sobre el peligro que corre el Nevado de Toluca tras su recategorización como Área de Protección de Flora y Fauna.

El SOS, integrado por más de 500 personas que dirigieron su cara y manos hacia el cielo, fue retratado vía aérea alrededor de las 12:30 horas, a través de un pequeño helicóptero de control remoto.

Previamente, una danza prehispánica ambientó la actividad, mientras amigos, compañeros y familias enteras comenzaron a llenar la explanada ubicada en el Centro Histórico, para hacer posible la actividad organizada por el Frente en Defensa del Xinantécatl.

“Sí a la protección, no a la explotación”, decían algunos de los letreros utilizados durante la movilización en protesta por el cambio de estatus del volcán, al considerar que esto lo pone en riesgo de sufrir daños.

“Cambiar la categoría de Parque Nacional a Área Protegida de Flora y Fauna abre la posibilidad del aprovechamiento de los recursos naturales, de la actividad económica legítima en la zona, eso hace que se ponga en peligro el medio natural que puede convertirse en tiro de gracia de los ecosistemas y las poblaciones que viven ahí”, argumentó Benjamín Bernal, uno de los organizadores.

Manifestación con saldo blanco

“Xinantécatl, Parque Nacional”, gritaban los activistas pertenecientes a varias organizaciones civiles enfocadas en atender diversas problemáticas, tanto ambientales como deportivas y culturales, quienes se sumaron a esta manifestación de interés social.

“Estamos apoyando a nuestros compañeros, sabemos por lo que está pasando el Xinantécatl, no vamos a permitir que devasten esta zona ecológica, ahí tenemos nuestra fuente de vida, nuestros bosques, nuestra agua”, expresó Miguel Hernández, integrante del Consejo Supremo Indígena de San Francisco Xochicuautla, municipio de Lerma.

El olor de copal, utilizado en la ofrenda indígena de los danzantes, fue lo único que quedó en la Plaza Ángel María Garibay, luego de finalizar el evento, el cual duró cerca de dos horas, sin reportarse ningún incidente.

Por. El Universal


Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

COMMENTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *